Cuando todavía el 4G parece que se resiste a llegar a muchos países que hace tiempo que lo esperan, la Comisión Europea ha anunciado una inversión de 50 millones de euros en el desarrollo de redes 5G en Europa de 2013 a 2020. Y es que el gran crecimiento que experimenta el consumo de datos móviles no hacen otra cosa que señalarnos el camino a seguir. Invertir en redes más capaces, más rápidas y más sostenibles.

Y es que la demanda está ahí, no se puede negar ni esconder. Según los datos que maneja el órgano ejecutivo de la Unión Europea, el crecimiento del consumo de datos móviles podría subir cada año entorno al 66 %, unas cifras que demandan a gritos inversión en infraestructura.

Así es entonces como la Comisión Europea se está poniendo manos a la obra en el asunto. Según la Vicepresidenta de la Comisión y eurocomisaria de Agenda Digital, Neelie Kroes, que ha intervenido en el Mobile World Congress 2013 de Barcelona para presentar el Plan Europeo sobre Conexiones Inalámbricas, el objetivo sería estar lanzando al mercado la tecnología 5G en Europa en el año 2020.

«Quiero que Europa sea pionera en la tecnología 5G, sobre la base de una investigación europea que además sea creadora de empleo», ha afirmado Kroes

Naturalmente los 50 millones de euros que va a destinar la Comisión para el desarrollo de estas redes de quinta generación no cubren ni de casualidad lo que cuesta crear un nuevo estándar, pero sí que es un comienzo y una apuesta inicial para dar la seguirdad a la industria que las instituciones apuestan por este tipo de iniciativas en concreto y en I+D en general.

Asimismo, Kroes recordó que algunos países ha incumplido los compromisos adoptados en cuanto a liberación del espectro para ser utilizado en redes móviles y así aumentar su capacidad. Es el caso de España, donde una previsión desastrosa va a provocar un segundo apagón de la Televisión Digital Terrestre para dejar espacio a las redes 4G.

En un escenario, el de 2020, con gran predominio de dispositivos móviles utilizando las redes ídem, la necesidad de nuevas tecnologías en las infraestructuras se hace imprescindible, y es por ello que en este plan trabajarán, codo con codo, empresas del sector y organismos y centros de la UE para lograrlo con las redes 5G en Europa.