Se han vuelto a observar signos evidentes desde el derrocamiento de Scott Forstall como jefe de iOS de Apple y la elevación del diseñador Jony Ive que pasará a revisar la experiencia de usuario, de que Apple está planeando una gran renovación en la interfaz de iOS y OS X.

interfaz de iOS

Los analistas coinciden en que este es el momento perfecto para comenzar a ver renovaciones en la interfaz de la compañía dentro de las actualizaciones anuales que son lanzadas para refinar sus sistemas operativos.

La última señal de que los cambios están en marcha es una oferta de trabajo de la compañía que busca ingenieros de software que imaginen nuevas interfaces de usuario para la suite iLife.

A pesar de que el rediseño general de las interfaces de Apple está en obras, lógicamente esto no significa que llegue a los usuarios de la mañana a la noche. Las interfaces son partes muy importantes para los usuarios y no es fácil romper con algo que ha funcionado de forma eficaz tanto para el consumidor como para los miles de desarrolladores que crean aplicaciones al estilo de la plataforma.

Toda la reorganización en el liderazgo de Apple servirá para que en el futuro los sistemas operativos de la compañía compartan muchos más experiencias y elementos de diseño en sus próximas versiones.

Recordemos que la interfaz de iOS ha permanecido prácticamente sin cambios desde su lanzamiento en 2007. Una simple pantalla principal poblada por iconos cuadrados a los que se les han redondeado las esquinas y una zona de iconos permanente en la parte inferior. La experiencia de uso se ha ido puliendo a lo largo de los años, los iconos tienen ahora más sombras, detalles y matices pero nada radicalmente revolucionario.

interfaz de iOS

Una historia parecida ha sucedido con OS X, cuya interfaz se integró en 2001 en Cheetah. El último rediseño importante llegó en 2007 con Leopard, que en su mayor parte nos ha aportado la experiencia de uso a la que estamos acostumbrados en estos momentos. Las últimas versiones de este sistema operativo añadieron características importantes como la integración en la nube o nuevos gestos, pero de nuevo estos cambios eran evolutivos y no resolutivos.

Muchas de las aplicaciones desarrolladas por Apple son metáforas del pasado que inhiben la innovación y limitan la imaginación, ejemplo de ello es un bloc de notas que acentúa los rasgos del papel antiguo y no de los actuales medios digitales.

Según comentó de forma anónima un diseñador de Apple lo que podríamos esperar de la futura renovación en la interfaz de los sistemas operativos de Apple son bordes limpios y superficies planas que reemplazarán las texturas que ahora se encuentran por toda la pantalla.

De ser esto cierto, la próxima interfaz general de Apple podría parecerse ligeramente al nuevo estilo de diseño que ha implementado Microsoft en todos sus productos en los últimos años y que en general ha gustado bastante al consumidor que apuesta por los productos de la compañía con sede en Redmond.