Hay muchas formas de transferir archivos entre varias computadoras. La primera y más sencilla (en teoría), utilizar las capacidades integradas del sistema para conectarnos con otras máquinas a través de carpetas compartidas. Todos los sistemas de escritorio principales, tales como Microsoft Windows, Apple Mac OS X o las diferentes distribuciones Linux, cuentan con la implementación de protocolos que hacen posible interconectarse no sólo con otros equipos corriendo el mismo sistema, sino entre sí. Al fin y al cabo, por eso hablamos de protocolos estándar.

Filedrop

En la variedad está el gusto, se suele decir, pero a veces es frustrante, por ejemplo, utilizar dos versiones de Windows consecutivas (pongamos, Windows XP y Windows Vista) y que estas no se entiendan a la primera, obligándonos a configurar protocolos, establecer permisos o incluso crear usuarios y asignarles contraseñas. Todo esto es relativamente sencillo para usuarios avanzados o experimentados, pero… ¿Qué sucede con esas personas que acaban de llegar al mundo de la informática y no quieren privarse de las posibilidades que ofrece una red LAN?

Las personas que quieran comenzar, por ejemplo, a compartir archivos entre varios ordenadores, pueden dejar atrás los problemas y probar Filedrop, una aplicación que hará de cliente y servidor entre los dos equipos implicados en la transferencia y nos permitirá enviar archivos.

La idea es sencilla: Instalar la aplicación en los ordenadores implicados, tanto si estos son Windows como si son Mac OS X. Una vez instalado, se crea una drop zone en el escritorio o zona donde arrastraremos los archivos que queremos copiar. No hay más opciones. Automáticamente, el archivo llegará al ordenador de destino, tras un diálogo que nos preguntará si queremos recibir el fichero o no. Podéis ver el funcionamiento en pocos segundos en el siguiente vídeo: