Hacía mucho tiempo que no se mencionaba nada acerca de uno de los más importantes fallos de seguridad en una plataforma que han ocurrido en años, el ataque a PlayStation Network que Sony sufrió en el año 2011, hace ya casi dos años. Estos, bajo la responsabilidad del grupo de hackers conocido como LulzSec (del cual tampoco se había escuchado hablar en muchísimo tiempo) y algunos ex-miembros de otro grupo conocido como Anonymous, lograron infiltrarse durante incios del año 2011 a la plataforma online de entretenimiento de la empresa japonesa, PSN, y obtener una enorme cantidad de datos confidenciales que van desde nombres reales, contraseñas y fechas de nacimiento, hasta, en el peor de los casos, números de tarjetas de créditos, por lo que en aquel entonces Sony y sus consolas y plataformas de videojuegos fueron muy criticada y quedaron ante la mira de todos por, aparentemente, no haber puesto el suficiente cuidado en la materia de seguridad informática.

77 millones de cuentas de usuarios fueron comprometidas durante el ataque a PlayStation Network, de las cuales un pequeño porcentaje también vio expuestos sus datos bancarios, por lo que millones de usuarios se vieron en la necesidad de cambiar tarjetas de crédito, nombres y contraseñas de usuario, luego de este atentado, con la intención de evitar el ser víctimas de fraude.

Pues aunque ya han pasado casi 24 meses de esto, tarde o temprano tendría sus consecuencias, y es así como el día de hoy el Reino Unido ha anunciado una Multa a Sony por 250.000 libras, lo que suponen unos 300 mil euros con motivo del ataque a PlayStation Network, sus consecuencias y las molestias ocasionadas a los usuarios.

Y es que según el ICO (siglas para la Oficina del Comisionado de Información, en inglés), esta situación pudo haber sido evitada. De hecho, las declaraciones del Comisionado David Smith en una entrevista pública resaltan:

«Si bien no nos queda duda de que Sony ha mejorado mucho en la materia de seguridad luego de estos percances, eso no es excusa para haber tenido tal fallo en 2011. Este es su negocio, y por ello deberían conocerlo mejor. Esto pudo haber sido evitado. Se trata de información personal y confidencial de millones de personas, y al ser uno de los casos más graves que se nos han presentado, sencillamente no podíamos pasarlo por alto.«

La cifra de 250.000 libras es muy alta, y es lógico que Sony ya haya anunciado que apelará a la decisión para disminuir el monto, tomando en cuenta que fueron víctimas de un ataque criminal, algo que el ICO reconoce. Por ahora, los japoneses aseguran haber aprendido su lección con este ataque y por ello están constantemente revisando las posibles nuevas amenazas y todas sus medidas de seguridad, algo que los usuarios de PlayStation 3 podemos constatar fácilmente con esos mantenimentos de cada 4 a 8 semanas dónde PSN queda inaccesible por varias horas.