Desde su anuncio en noviembre del 2012 una de las dudas que generaba la Nikon D5200 era el origen de su sensor. Al tener exactamente el mismo tamaño y resolución que el de la Nikon D3200, de origen Nikon, parecía logico pensar que compartiese sensor con esta. También podría ser el sensor de la Sony a77. Pero, tras resolver Chipworks el enigma, finalmente y para sorpresa de muchos el sensor de la D5200 es un Toshiba.

El sensor de la D5200 está fabricado por Toshiba
Chipworks no es una página de rumores de fotografía, se trata de una empresa de ingeniería inversa que analiza y prueba todo tipo de semiconductores y productos electrónicos. Para sacarnos de dudas despiezaron una D5200 hasta llegar al sensor, como han hecho ya con otras cámaras. Gracias a ellos hemos descubierto el origen de varios de los sensores que llevan nuestras cámaras. Aunque tal vez su hallazgo más sorprendente, por lo menos en los últimos tiempos, ha sido este.

Cualquiera de los orígenes que se barajaban tenía su lógica. Si fuese el de la Nikon D3200, de origen Nikon, la empresa colocaría un sensor de diseño propio dentro de otro de sus modelos, en vez de seguir comprando un sensor Sony como había hecho con la Nikon D5100 y sigue haciendo con muchas cámaras como la Nikon D7000 o la Nikon D800 entre otras.

Cuando TechRadar pudo probar el sensor determinó un mayor rango dinámico que el de la D3200. Las explicaciones podían ser dos: o bien el sensor era el de la D3200 pero el nuevo procesador Expeed3 mejoraba su rendimiento o bien estábamos ante un sensor distinto.

Aquí es donde comenzaba a barajarse la opción de que compartiese sensor con la Sony a77. Las Nikon D5000 y D5100 habían tenido un sensor Sony, compartido con la D90 y la D7000 respectivamente. Así que siguiendo esta formula resultaba lógico que así fuera, incluso podía concluirse que este sensor acabaría en la sustituta de la D7000, siguiendo las relaciones de la genealogía Nikon.

Pero la cirugía de Chipworks nos sorprende a todos justo cuando las primeras D5200 empiezan a llegar al mercado. Aparece un nuevo contendiente en la escena de fabricantes de sensores réflex, Toshiba, que si bien tiene una larga experiencia fabricando sensores, tanto CCD como CMOS, nunca había hecho un sensor para una réflex digital.

Aparece además en una gama que tenía el listón muy alto en cuanto a sensores. Su antecesora montaba el sensor APS-C con un mayor rango dinámico. Además se trata de un sensor más que contrastado, presente en las Nikon D5100 y D7000, en las Pentax K5 y en las Sony a580 y a55. Así que lo va a tener difícil para mejorar el rendimiento de la D5100, aunque de hacerlo la de Toshiba será una auténtica llegada triunfal al mercado de los sensores para réflex.