Que HTC no pasa por sus mejores momentos, no era ningún secreto. Hace unos meses algunos ya nos preguntábamos si estaba en la espiral de la muerte, y los datos que ha presentado hoy en pleno CES 2013 no hacen sino acentuar este planteamiento: los resultados de HTC son los peores desde 2004.

Resultados de HTC

Así lo ha confirmado Peter Chou, el CEO de la compañía taiwanesa. Los resultados de HTC en cuanto a beneficios son brutalmente negativos: 34 millones de dólares, al cierre del cuarto trimestre de 2012. La comparación con los mismos datos de 2011 es demoledora: menos de la décima parte de los beneficios de por aquel entonces. Estas cifras suponen regresar al año 2004, con un panorama radicalmente distinto para HTC, cuando comenzaba su andadura en el campo de la telefonía móvil.

En 2004 no había llegado a lo alto, no venía de posicionarse unos pocos años antes como un buen fabricante para el sector empresarial, o con considerable éxito entre los primeros usuarios de Android. Atrás quedaron los días de gloria. Los resultados de HTC a día de hoy le dejan en una situación muy complicada. El propio Chou dijo recientemente que 2013 no sería un año demasiado malo, una frase inconcreta para un escenario inconcreto. Quizás dentro de un año sea mucho peor, pues cada vez juegan con menos margen de actuación.

No existe una solución mágica, pero una reinvención como la de RIM con sus BlackBerry parece el camino evidente a seguir, a falta de saber si a éstos les supondrá un verdadero éxito. En cualquier caso, mejorar en cuanto a marketing, y desterrar otros errores del pasado, parecen más necesarios para redimirse. Por ejemplo, renovando a mejor su pésima política de actualizaciones, donde entregaban a los usuarios las actualizaciones de software cuando ya se habían quedado prácticamente obsoletas, por ejemplo al presentar Android 4.1 Jelly Bean al HTC One X cuando ya se había presentado Android 4.2.

Asimismo, tampoco parece una estrategia excelente la de presentar nuevos modelos de terminales cuando apenas habían pasado unos meses desde su predecesor, como es el caso del HTC One X+, lanzado seis meses después del One X. Le espera un duro camino a HTC para poder reponerse de este descalabro continuado, al que no ha podido hacer frente lanzando nuevos terminales sin más.