Aprovechando la feria CP+ de Japón, Nikon ha presentado dos nuevos objetivos para el formato FX. Por una parte esta el Nikkor 18-35mm f:3.5-4.5 AF-S, un angular de gama media pensado quizá para ese segmento de aficionados a los que Nikon quiere llevar ahora a las cámaras Full Frame con su D600. Por otra han presentado un monstruoso super teleobjetivo AF-S VR 800mm f:5.6E FL ED, que además vendra acompañado por un teleconvertidor dedicado 1,25x con el que se convierte en un 1000mm f:7.1.

Nikkor AF-S 18-35mm f:3.5-4.5

El Nikkor 18-35mm f:3.5-4.5 AF-S viene a formar parte de una gama media de objetivos para Full Frame, pensada para reforzar la idea lanzada con la Nikon D600 de llevar a los aficionados avanzados al FX. Un objetivo no muy grande, ligero, con una calidad y luminosidad más que aceptables, y un precio contenido. Una formula probada en el Nikkor 24-85 mm f/3.5-4.5 G ED AF-S VR y que en este nuevo objetivo se materializa en un peso de 370 gramos y un precio anunciado en torno a los 750 $. No es un objetivo que le vaya a quitar ventas a los 14-24 f/2,8 o 16-35 f/4, sino una primera opción económica para los que salten del DX al FX en unas focales que normalmente en DX se tienen cubiertas con objetivos específicos del formato.

Nikkor 18-35

De su rendimiento sólo sabemos lo que nos dicen las curvas MTF. Sin acercarse -ni pretenderlo- a los zoom angulares profesionales de la marca, promete un rendimiento más que decente que no decepcionará a alguien que venga del DX. Incluso tal vez se convierta en una opción para quien no quiera cargar con el peso de sus equivalentes de la gama alta.

Nikkor 18-35 MTF

Nikkor AF-S VR 800mm f:5.6E FL ED

El Nikkor AF-S VR 800mm f:5.6E FL ED no es un objetivo para todo el mundo, sino una herramienta muy específica para aquellos que necesiten llegar a los 800 mm de focal -o incluso a los 1000 mm con el multiplicador dedicado- y puedan permitirse un desembolso de 18.000 $. Ya se había oído hablar de el, e incluso disfrutamos de una pequeña preview realizada durante los Juegos Olímpicos de Londres 2012

Además se acompaa del multiplicador AF-S TC800-1.25E ED diseñado específicamente para acompañarlo y convertirlo en un 1000mm 7,1 con la menor perdida de rendimiento posible. Una peculiaridad es que se trata del primer objetivo Nikkor en llevar las siglas FL. Esto es por que es el único objetivo -o al menos el único en el que se ha promocionado- de la casa en emplear lentes de fluorita. También sorprende la E, que indica que en vez de accionarse el diafragma desde la cámara de forma mecánica, el propio objetivo contiene un motor electromagnético para accionarlo como ocurre con los de montura Canon. Posiblemente una opción tomada para simplificar el accionamiento del diafragma en un objetivo de semejantes dimensiones, que no tendra influencia ninguna sobre la compatibilidad con las cámaras actuales.

No se trata de un objetivo que se compre a capricho, sino para aquel que realmente necesite un teleobjetivo tan largo. A estos posibles clientes, que no son muchos pero necesitan una calidad excelsa, Nikon les presenta este objetivo con unas gráficas MTF que quitan el hipo y prometen un rendimiento sublime.