Por si estuviste viviendo en una piña debajo del mar los últimos años, Banksy es un artista callejero británico que hace ya un tiempo alcanzó un interés internacional, gracias a sus pintadas y entrometidas en museos famosos. Sus obras tienen un tinte critico, con algo de concientización social y mucha, mucha sátira. Toda su obra es más que recomendable (aunque solamente se puede experimentar a través de una pantalla, al menos lo que vivimos de este lado del charco) y si quieres ver un resumen de su trabajo, la película Exit Through the Gift Shop es un excelente punto de partida.

La mayoría de sus graffitis se han vuelto icónicos y no es extraño verlos estampados en remeras o colgados en posters. Las imágenes parecen trascender a su propia identidad, cambiando de dueño a medida que van apareciendo en nuevos medios, ajenos a la pared que originalmente fueron pintados. Nick Stern parece traer un paso más a esta resignificación, trayendo el graffiti a la fotografía.

You Are Not Banksy es la reinterpretación, con modelos y fondos reales, de las pintadas del artista británico. A través de posiciones y vestuarios similares, Stern recreó de manera bastante parecida aquello que solo se veía en una pared. Sirvientes ocultando la basura debajo de la mesa, niñas revisando agentes de la milicia e individuos arrojando flores como si fuesen bombas molotov son algunos de los ejemplos y ciertamente muy acertados a la hora de reproducir.

Pero tal vez parte de esta idea de reproducir a la perfección las pintadas han creado ciertas falencias en las imágenes. Hay algunas fotografías que personalmente me han gustado mucho – el Jesús de shopping es mi favorita – mientras que otras, si bien muestran lo que el graffiti muestra, tienen una iluminación poco acertada o su contraste con el fondo crea algo de ruido. De nuevo, se trata de la interpretación de un dibujo de dos dimensiones.

A continuación podrás ver una pequeña selección y el resto esta disponible en su sitio web.

Fuente: Slate