Las leyes de propiedad intelectual suelen dar cosas ridículas como resultado, partiendo de la base de que la mayoría son ridículas, el resultado es consecuente. La última de estas es la producida por la Digital Millenium Copyright Act, teniendo como consecuencias que liberar el móvil para usarlo con otros operadores diferentes al que los compraste pueda salir muy caro.

 

Es desde el viernes que los tribunales estadounidenses podrán poner semejantes multas, por algo tan simple, a priori, como desbloquear el teléfono.  Como ley aprobada en octubre del año pasado, entró en vigor el 26 de enero de 2013. Las penas irán desde los 500 mil dólares la primera vez, hasta el millón y penas de cárcel para los reincidentes.

Para llegar a esta conclusión se basan en la alteración del software del teléfono que se realiza cuando lo desbloqueas. Según la justicia americana, cuando compras un teléfono, estás licenciando el software que hay dentro, el cual está protegido; por lo que si se modifica, se estaría infringiendo el derecho a la propiedad intelectual de las operadoras.

Y por ser suyo el derecho, de ahora en adelante sólo se podrá liberar el móvil por medio de las operadoras, cuando hayas acabado el contrato y si lo estiman oportuno.

Ahora el turno es de las asociaciones de consumidores americanas, que ya estaban inquietas desde que la DMCA se aprobó, ya que atenta contra la libertad y derechos de los usuarios de la gran red y gadgets. Y no es para menos, como lo refleja esta consecuencia. En mi opinión, los usuarios deberían tener el derecho para poder modificar los aparatos que han comprado, sobre todo los que usamos varias líneas con el teléfono.

Fuera de las penas legales que tiene esto, lo que de verdad se abre ahora es un debate social sobre la libertad de elección que se da en ciertos temas en Estados Unidos, país que se jacta de ser el mundo de las libertades.

Imagen: Tántalos.