Hoy nos llega una noticia que supone una sorpresa por dos partes. La primera es porque justo hemos sabido que hay una segunda empresa que se une en la carrera por hacer trabajos de minería espacial, en concreto de asteroides. La segunda noticia es que por lo que se ve la minería espacial es un concepto realizable, no solo una idea de Hollywood.

minería espacial

Por lo que sabemos, Deep Space Industries es la segunda empresa en menos de un año que se apunta a la minería de asteroides, en lo que se está llamando ya la fiebre del oro espacial. A mi me suena todo a película de ciencia ficción pero estas empresas estarían muy interesadas en ser las primeras en explotar lo que los científicos han demostrado desde hace años, que en los asteroides que orbitan a distancias “cercanas” a la tierra hay extensiones de de metales preciosos.

Es por ello que Deep Space Industries anunció ayer en el Museo del Vuelo de Santa Mónica, en California, que construirán la primera flota en el mundo de naves prospección de asteroides. A su primer modelo de nave espacial la llamarán Firefly como homenaje a la serie de televisión y por lo que cuentan planean lanzarla al espacio aprovechando el lanzamiento de otros satélites de comunicación más grandes.

Esta misión usará componentes de los satélites low-cost Cubesat y se planea que sea lanzado en 2015, con misiones que duren de dos a seis meses. Entre 2016 y 2020 se lanzaría la Dragonfly, una nave más grande que permitiría recoger muestras.

A parte de todo este despliegue de tecnología en Deep Space Industries cuentan con una “arma secreta”, una tecnología pendiente de patente llamada Fundición a Micro Gravedad que transformará el material en bruto del asteroide en partes metálicas más complejas. Se compone de una impresora 3D que usa láseres para dibujar patrones en un entorno cargado con un gas cargado de níquel, lo que hace que este níquel se deposite en los patrones. Ello crea componentes metálicos altamente densos y resistentes en gravedad cero.

Lo que planean a más amplia escala es mover los asteroides que pasen cerca de la tierra a una órbita cercana a la luna para poder hacer los trabajos de extracción de manera más segura. Deep Space Industries sigue los pasos de Planetary Resources, una compañía de minería de asteroides que cuenta con el apoyo de James Cameron, Larry Page o Eric Schmidt entre otros y que en Abril de 2012 anunció sus planes mineros.

Aún está por ver la viabilidad de todos estos proyectos pero por algún lado se ha de empezar.