La tendencia actual parece ir encaminada a lanzar al mercado terminales de diagonales poco discretas. Los phablets han conquistado a los fabricantes y empiezan a hacer lo propio con los consumidores, aunque queda camino por recorrer. Tal vez pensando en los usuarios, y las reticencias de algunos de ellos a este tipo de móviles, HTC ha lanzado el HTC Mini, un accesorio que sirve como una especie de versión simplificada y control remoto del HTC Butterfly —también llamado HTC Droid DNA—.

HTC Mini con HTC Butterfly

¿Para qué sirve el HTC Mini?

El HTC Mini ofrece, básicamente, recibir y realizar llamadas, consultar el historial de las ídem, mostrar mensajes entrantes, citas del calendario y notificaciones de diferentes tipos, todo ello en su pantalla monocromática. Podríamos decir que un terminal simplificado, una prolongación del teléfono con sus funciones más básicas y elementales en un cuerpo de reducido tamaño.

Asimismo, también sirve como mando a distancia del terminal al que presta servicio en diferentes situaciones. Por ejemplo, es posible utilizarlo para disparar la cámara del dispositivo de forma remota o controlar el smartphone cuando este se encuentra conectado a un televisor. Todo esto, haciendo uso de la tecnología NFC para comunicarse con el teléfono móvil y compartir la información necesaria para su correcto funcionamiento.

La gran virtud del HTC Mini, es aquello que le da sentido completo al invento: las dimensiones. El HTC Mini es realmente pequeño; cabe perfectamente en cualquier bolsillo, se puede utilizar con una mano de forma correcta y, además, tiene un discreto diseño que lo hace pasar desapercibido.

Este accesorio llamado HTC Mini como ya hemos dicho, únicamente funciona con el HTC Butterfly, aunque no es descartable que pueda ser empleado con futuros phablets o tabletas con conectividades y funcionalidades telefónicas.

De momento, el HTC Mini solamente se venderá en el mercado chino.