Se rumoreaba e incluso se podía intuir, y hoy ha sido confirmado por su CEO, Kazuo Hirai: Sony abandonará la producción de teléfonos de gama baja. La decisión de la compañía nipona es sin duda toda una declaración de intenciones. Adiós a la gama baja; hola a la media y, principalmente, a la alta.

Kazuo Hirai, CEO de Sony

Con marcas chinas —desconocidas y no— al acecho de usuarios con bajo presupuesto, gamas económicas de grandes compañías y demás competencia potente en lo que a terminales asequibles se refiere, entre otros factores, parecen haber dirigido a Sony hacia una única dirección: la diferenciación del resto. ¿Y eso de qué manera se consigue? Ofreciendo terminales punteros, de las más altas calidades y con las más recientes innovaciones.

Ese parece ser el planteamiento del CEO de Sony, Kazuo Hirai, quien hoy ha declarado a los medios las intenciones de la compañía japonesa:

Básicamente estamos fuera del negocio de los teléfonos más sencillos […] Nos encaminamos más hacia la gama alta del mercado, en lugar de intentar entrar en la parte del consumo masivo.

Sony Xperia Z

Sony observa y prevé a un corto y medio plazo un crecimiento del mercado de los dispositivos móviles y quiere ser parte del mismo. Según asegura Hirai, la gran apuesta e inversión de la compañía en este terreno se justifica y apoya en ese espacio que tienen para crecer como creadora de smartphones y dispositivos móviles sobresalientes —un ejemplo reciente podría ser el Xperia Z— y que provoquen emociones en las personas.

¿Sony va por el buen camino?

Sin duda, el movimiento de Sony de alejarse de la gama baja —y al parecer también repensar su relación con Android, según ha insinuado Hirai— y centrarse en la media y alta gama, le pueden beneficiar en un futuro. Si consigue afianzarse como marca de móviles de gran calidad, claro. No obstante, en la actualidad muchas son las grandes empresas que salvan sus cuentas gracias a la venta de dispositivos de gama baja, para el gran público; la mayoría con el sistema androide.

Así pues, con esta decisión, ¿Sony está acertando? ¿Conseguirá asociar su nombre y su principal marca en móviles, Xperia, como sinónimo de calidad, o se dará de bruces contra competidores más potentes imposibles de alcanzar? Solamente el tiempo lo dirá.