Sony, que llegó al CES 2013 con ganas de realizar una espectacular presentación de sus novedades para este año, se encontró con un bonito pantallazo azul a la hora de mostrar su nueva gama de televisores OLED 4K de 56 pulgadas, con los que la compañía quería deslumbrar al público en general.

Pantallazo azul Sony CES 2013

Kaz Hirai, CEO de Sony, fue el encargado de presentar esta nueva gama de televisores y pasar el mal trago de ver como nada más aparecer el producto en la sala ante centenares de medios de prensa, la cosa no iba bien.

Kaz, miraba sorprendido, como su prototipo estrella, en el que la compañía había puesto todas sus esperanzas para el 2013, se había apagado de repente sin motivo alguno, hasta que salto una bonita pantalla azul mientras intentaba restarle importancia al error e introducir a los medios de comunicación en las novedades de su producto.

Cuando volvió a mirar al televisor, se dio cuenta de que la cosa era seria, algo que los medios de comunicación debían haber entendido segundos antes, puesto que todos estaban centradas en el fail de Windows.

Entre risas, la pantalla azul mandó al sistema a la BIOS, y de ahí, a la pantalla de recuperación de Windows. Viendo que el problema tenía difícil solución, los operarios de Sony decidieron retirar el televisor de la primera línea de fuego.

Lo de los fallos importantes en sus sistemas no es algo nuevo para Microsoft en las citas importantes. Sin ir más lejos, el año pasado, durante la presentación oficial de la Microsoft Surface, el sistema se colgó cuando el ex director de la división de Windows, Steven Sinofsky, estaba realizando una demostración de producto.

Estas cosas pasan, claro que sí, en mi opinión, mejor que se te cuelgue tu sistema mientras haces una demostración real, a que hagas trampas o intentes engañar al consumidor como hicieron empresas del tipo Nokia o Intel en sus respectivas demostraciones de producto, el año pasado.