Introducido en nuestro mundo en la década de los 90, el USB es a día de hoy la conexión de periféricos por excelencia. A través de ella cargamos nuestros dispositivos móviles, transferimos información, y compartimos contenidos offline con nuestros amigos, algo para lo que necesitamos un disco duro externo o un stick USB. Esto hace que, junto con las descargas de Internet, el USB se una de las entradas potenciales de virus y demás malware en nuestros ordenadores.

Normalmente cualquier suite de antivirus contará con un análisis residente que debería encargarse de vigilar que ningun extraño entre por esa puerta, aunque afortunadamente hay aplicaciones específicas que hacen de guardian sin tener que requerir muchos recursos del sistema. En el pasado hemos hablado de Panda USB Vaccine, que nos permitía vacunar nuestros dispositivos, y de USB Disk Manager, un programa más complejo que también trataba de asegurarnos una memoria USB libre de malware.

Hoy os hablo de USB-AV, diminutivo de USB Antivirus, y una utilidad residente que se encarga de analizar nuestras unidades tan pronto como las conectamos vía USB. De hecho una de sus virtudes es que no es necesario que configuremos nada si no lo deseamos, basta con realizar la instalación, y por defecto USB-AV analizará todos los contenidos de las unidades.

En caso de encontrar algún contenido peligroso, la aplicación lo moverá automáticamente a una carpeta de cuarentena, informándonos de los archivos afectados. Por ejemplo, y como sabéis, uno de los principales peligros que nos podemos encontrar es que el stick USB haya sido infectado y cuente con un archivo autorun.inf, el cual se autoejecuta en las anteriores versiones de Windows y puede llegar a provocar que un virus se introduzca en nuestro ordenador. USB-AV moverá automáticamente estos archivos a la sección de cuarentena.

Se trata además de una utilidad muy liviana que corre en la bandeja del sistema, y desde la cual podemos acceder a algunas características avanzadas, como la desactivación de la escritura en la unidad USB, algo ideal en caso de que trabajemos con una unidad cargada de documentos importantes, o incluso la desactivación por completo de las conexiones USB, impidiendo que nadie pueda pinchar un USB e infectar nuestro equipo.