LA Sony NEX 7 ha estado durante unas semanas con nosotros en ALTFoto. Es la cámara puntera de la gama EVIL de Sony. Lo único que se oye por los foros y en los corros de fotógrafos obsesionados por la calidad de imagen es que la marca japonesa ha dado en el clavo con este modelo. Y por eso teníamos muchas ganas de probarla. Podemos afirmar que la Sony NEX7 es una de las mejores cámaras que han pasado por nuestras manos. Y no solo por su sensor. Veamos las pruebas.

NEX7

Características técnicas

La Sony NEX7 es una cámara equipada con un sensor CMOS Exmor de 24 Mp, de tamaño APS-C. Como una cámara réflex, pero en cuerpo pequeño y sin el peso de esta. Parece un sueño hecho realidad. El cuerpo es de magnesio, lo que le da esa ligereza antes señalada y, a pesar de todo, una gran robustez general. Es una cámara profesional de arriba abajo. Por supuesto, equipa el procesador Bionz, lo que permite un rango ISO 100-16000 y el inevitable vídeo en alta definición. Una de sus grandes virtudes es el visor electrónico, uno de los mejores que podemos encontrar, con permiso de su hermana mayor A99 o la Fuji XPRO-1. Tiene una resolución de 2,4 Mp (mayor que nuestros flamantes televisores LCD).

De frente NEX7

Y la pantalla, con un tamaño de 3 pulgadas y con 921000 píxeles, también es digna de mención. Los de la vieja escuela sólo la utilizaremos para ver las fotografías, pero tiene buena calidad y no desmerece para nada al conjunto. Sólo que sea abatible, una batalla que asumo perdida.

Aspecto exterior

La Sony NEX 7 es la más grande todas las EVIL de Sony. Es la hermana mayor y tiene que hacerse notar (119,9×66,9×42,6mm). Y aunque tiene el aire de familia tan característico, que a unos enamora y otros horroriza, ese tamaño extra hace que se coja muy bien con la manos y aumente la sensación de seguridad. Además, el objetivo no resulta tan monstruoso al lado del cuerpo, por lo que se gana en estética.

Todos los botones están colocados en el sitio correcto. Y las dos ruedas sin fin que tiene en el lado derecho, uno de los inventos más cómodos que he visto últimamente, se accionan de manera natural con el pulgar, sin hacer maniobras extrañas y sin tener que ir luego al fisioterapeuta para que te coloque el dedo.

Botones NEX7

El color negro es perfecto para pasar desapercibido cuando haces fotografía por la calle y no parece que la cámara cueste lo que cuesta. Sólo los más entendidos son capaces de distinguir que están ante una cámara profesional.

La pantalla abatible parece firme, pero seguro que si la cámara se cae con ella desplegada, ahí será dónde se rompa. O a lo mejor por el flash integrado, que tiene un ingenioso mecanismo para separarse del objetivo (no lo suficiente si llevas el parasol puesto. Le hace sombra). Y cómo no, la tapa compartida de la tarjeta SD y la batería es muy débil. Todas las cámaras deberían mirar el diseño de una Leica M. Creo que no debería sobresalir nada que se pueda enganchar. Pero todo esto es para buscarle tres pies al gato.

El visor electrónico

Los que llevamos muchos años en este mundo, nos caemos de espaldas cuando miramos a través de bueno visores ópticos, con una cobertura del 100%, como ocurre en la gama alta de Canon o Nikon, y por supuesto en las telemétricas. Por eso, cuando algunas veces hemos puesto el ojo en un visor electrónico, lo hemos cerrado instintivamente ante el horror que veíamos ahí dentro.

Visor NEX7

Pero con la nueva generación de visores, tenemos que reconocer que la producción de los caros visores ópticos de calidad están destinados a desaparecer, pues la calidad que han conseguido los EVF es impresionante. Y el que equipa la Sony NEX 7, culpable del mayor cuerpo que tiene y uno de los pioneros en lo que a calidad se refiere, marca el camino a seguir. Con buena luz es más cómodo que un visor óptico, y encima tiene la ventaja de tener toda la información que quieras (histograma, compensación de exposición…). Cuando es de noche o estamos en un interior, sigue siendo mejor el visor de toda la vida, pero por lo menos podremos trabajar con él, con buenos resultados.

El sensor

Teníamos muchas expectativas ante los resultados de este sensor de tamaño APS-C. En páginas más técnicas le dan una puntuación altísima y equiparan sus resultados a los de un sensor mucho más grande. Y hay que decir que es verdad.

f6,3 1/160 ISO 100 NEX7

Sony ha hecho un trabajo muy bueno para alcanzar a otros fabricantes que llevan más tiempo en el mercado fotográfico. Y casi les ha adelantado, y algunos grandes se están quedando atrás.

Con la sensibilidad nominal de 100 ISO todas las cámaras hacen auténticas virguerias, pero cuando empiezan a distinguirse es a altos isos. Puedo decir que a 1600 ISO este sensor, con ayuda del procesador, consigue una imagen limpia y perfectamente editable tanto en las luces como en las sombras, la zona más problemática. Eso sí, para sacar toda su fuerza hay que olvidarse de los jpeg, demasiado procesados y comprimidos.

f4,5 1/25 ISO 1600

El sensor alcanza sensibilidades mucho más altas, pero creo que son innecesarias para la mayoría de los fotógrafos. Conozco a muchos y creo una vez hubo uno que disparó a 6400, y fue por equivocación.

ISO 6400

Este sensor es la prueba de que en el mundo digital, lo importante no es el tamaño. Eso sí, con este sensor es imposible tener la misma profundidad de campo que consigues con un full frame.

El problema de los objetivos

Sony hace unas cámaras espectaculares dentro de esta gama. Y la NEX 7 es una cámara profesional. Pero no existen objetivos que hagan justicia a los sensores que llevan. El kit que hemos probado viene con un 18-55 mm 3,5-5,6. Un objetivo bueno, bonito y barato. Y ya está. Cumple su función, pero su escasa luminosidad y su ajustado precio hacen que no pueda dar toda la información que puede recibir el sensor. Es como equipar un Mercedes con unas ruedas de saldo, o tomar un jamón ibérico con un vino de garrafa. Hacen sus función pero no es lo mismo.

f4,5 1/80 ISO 100

Cuando saquen un objetivo a la altura de las circunstancias, y el 24mm f1,8 de Zeiss puede serlo, esta cámara y sus sucesora serán imbatibles. La distorsión, el viñeteado y la poca resolución en las esquinas son un bache que no permite disfrutar de toda la calidad.

El uso de la cámara

Si estáis interesados en esta cámara, habréis leído todos los análisis que circulan por la red. Y una de las grandes pegas que le ponen son los menús. Que no parecen de una cámara profesional, que son un poco enrevesados…Creo que uno de los grandes problemas de las cámaras actuales es que ofrecen demasiadas cosas, cuando realmente muy pocas son necesarias. A saber: modos de exposición y su control, compensador de exposición, histograma, la opción de formatear y el tipo de archivo. Todo lo demás sobra salvo que el dueño de la cámara no quiera complicarse la vida con el ordenador.

Logo NEX7

Creo que con aprender dónde están esas cuatro cosas, el paso por las pantallas del menú se simplifica mucho, y ya no es tan importante. Creo que deberían rehacer los menús, hacerlos más intuitivos, pero no creo que sea determinante para comprar o no la cámara.

Como he dicho líneas más arriba, los botones están muy bien colocados. Es una cámara que exige la lectura del manual, pero tiene una curva de aprendizaje muy rápida, y enseguida se convierte en una prolongación del ojo.

Yo la he usado la mayor parte del tiempo en modo Programa, y las dos ruedas me servían para la compensación de exposición y para encontrar un par que me diera más o menos profundidad de campo. El autoenfoque es rápido, y aunque no sea la última tecnología empleada por Sony, los resultados son muy buenos.

Conclusión

8/10

Creo que si tenéis el dinero en el bolsillo, os gusta la fotografía, quereis la mejor cámara posible y no os gusta cargar peso, la Sony NEX7 es una de las mejores cámaras que se pueden comprar hoy en día.

Como siempre, el objetivo que lleva no es la mejor opción, pero hasta que fabriquen uno bueno, tendremos que conformarnos. Y no creo que tarden mucho.

El problema de Sony es que las cámaras se quedan obsoletas en muy poco tiempo, y no creo que quede mucho para la actualización de este modelo, con todas las novedades que han incluido en la NEX6, por ejemplo.

Hoy por hoy, creo que está en el podio de las cámaras sin espejo. Aunque no me arriesgo con su puesto.