Me gusta que la ficción pase a la realidad. Vemos como hay gente que intenta hacer robots que parecen Transformers, crear las zapatillas de Marty McFly y ahora nos encontramos con alguien que ha decidido crear a Luxo Jr, la lámpara animada de Pixar que nos saluda en cada una de sus películas.

Este proyecto lo tenemos que agradecer a tres investigadores de la Universidad de Victoria, en Wellington, Nueva Zelanda quienes han conseguido no solo que la lámpara se mueva de manera autónoma sino que tenga algo de personalidad. ¿Y como se consigue esto? Pinokio se mueve gracias una placa Arduino y OpenCV, un software abierto de procesamiento de imágenes el cual busca y detecta caras de personas gracias a la cámara web que lleva la lámpara. Cuando encuentra una cara intenta seguirla para establecer contacto.

La idea detrás de este proyecto es la de explorar el potencial expresivo y de comportamiento en la computación robótica. Por ello aseguran que podrán cambiar su comportamiento para introducir diferentes estados de ánimo y así hacer que la lámpara actue en consecuencia. Por ahora se baraja la opción de añadirle comportamiento extrovertido e introvertido y así veremos a la lámpara retraerse o acercarse. También han introducido la opción de que sea una máquina que no permita que la apagues ya que al desconectar el interruptor Pinokio se vuelve a conectar, así se convierte en una versión de la máquina más inútil del mundo.

Para la mecánica hizo falta 6 motores y los demás sensores que lleva son un iris mecánico, un micrófono, una cámara web hackeada y un par de servos así como todo el cableado que va por los brazos móviles. En el vídeo se ve que aun les quedan flecos por pulir ya que parece que a veces se estanca en el movimiento. De todas maneras es un muy buen intento y seguro que en un futuro la interacción será mucho más fluida. Y para la siguiente versión se podría añadir una luz, que una lámpara sin luz pierde todo el sentido.