Por si quedaba algún atisbo de duda, Google nos lo aclara un poco más: compró Motorola por las patentes. Una demostración más de esto es que en 2013, Motorola Mobility cerrará en Corea del Sur  por una reestructuración que viene desde Mountain View, una ubicación que llama la atención su abandono.

Motorola Droid X

500 trabajos más que se sumarán a los 4000 que Google ha hecho desaparecer con el cierre de las subsidiarias de Motorola en diferentes países, España entre ellos, siendo 30 en total.

Como comentaba en el primer párrafo, el abandono de Corea del Sur nos resulta interesante por varios motivos: el primero de ellos es que rompe con las excusas anteriores que habían puesto. Por ejemplo, en el abandono de España, decían que se querían centrar en países con redes LTE ya consolidadas, como el caso de Corea del Sur, donde la presencia de Samsung, LG y varias empresas tecnológicas ha impulsado su implantación, como bien señalan desde Xataka Android. El segundo motivo, aunque discutible, es el no haber intentado aprovechar el poder que Motorola podía ejercer en la casa de Samsung; si bien hay otros factores a analizar como saturación del mercado y varios más, creo que Motorola podía haber tenido una oportunidad en Corea del Sur, sobre todo teniendo en cuenta que posee centros de innovación y desarrollo en el país.

Google no deja de describir esto como una decisión dura de tomar, pero necesaria para volver a la empresa a niveles rentables, después de la inversión de 12.500 millones de dólares que Google hizo en ella.

¿Pero esta inversión fue realmente por la empresa en sí? A mi juicio, no. Fue dinero para comprar la cartera de patentes de Motorola para poder defender a Android como sistema y como un conjunto de fabricantes desde su promotora principal (Google)  contra la amenaza que por aquel entonces estaba en ciernes: Apple, allá por agosto del 2011.

Lo que queda por esperar ahora es una varianza grande en los beneficios de Motorola en los trimestres venideros, con un recorte de gastos de esta forma, no podía ser de otra manera. Aunque, por otro lado, también compensa que la compañía deje de vender teléfonos en los países en los que deja de tener oficinas y empleados.