Android sigue creciendo, y cada versión mejora notablemente a la anterior, aunque las críticas a algunos aspectos de la última Off The Air update lanzada por Google han sido bastantes. Android 4.2.1, aun llamado Jelly Bean, añade correcciones de varios de los bugs críticos que se incluían en la precipitada 4.2, pero sigue sin convencer con su nueva pantalla de bloqueo.

Lockscreen

La pantalla de bloqueo ha acompañado a Android desde sus primeras versiones, y es la forma que tenemos de acceder a información relevante, tal como la fecha y hora, de un sólo vistazo y sin tener que preocuparnos por que el celular realice acciones que no deseamos mientras está en el bolsillo. Por supuesto, también es una forma de protección básica contra personas que pudieran llegar a utilizar nuestro terminal sin que nosotros lo sepamos.

¿Y de donde surge la polémica en la pantalla de bloqueo de Android 4.2? Surge precisamente del cambio en el diseño de la misma para mostrar más información, algo que no ha gustado a muchos ya que una pantalla de bloqueo más compleja supone la perdida de velocidad al acceder, por ejemplo, a la cámara. Android 4.2 incluye la posibilidad de añadir widgets a la pantalla de bloqueo, algo que puede ser una buena idea pero que puede chocar con nuestro uso del terminal, y en definitiva puede ser una funcionalidad que no quiera la mayoría de los usuarios de Android.

Afortunadamente, hay una forma de volver a dejar la pantalla tal cual estaba y desactivar los widgets, todo con un par de pulsaciones en la pantalla y gracias a Lockscreen Policy, una aplicación de terceros que podemos encontrar en Google Play y descargar de forma totalmente gratuita.

Una vez hemos descargado la aplicación en nuestro terminal, basta con activar sus funcionalidades -no hace falta root– dando permisos de administrador del sistema a la app, para más tarde elegir entre las opciones de Cámara o Widgets, las cuales podemos activar o desactivar. Si desactivamos la cámara eliminaremos la misma de la lock screen, dejando de estar disponible el arrastre hacia la derecha. Lo mismo sucede con los widgets una vez hemos desactivado la opción. Otra de las funcionalidades de la aplicación es la de revertir el aspecto del reloj digital de la pantalla de bloqueo, el cual aparece ahora con las horas en negrita y no se puede personalizar, aunque para esto si necesitaremos acceso root.

La aplicación es totalmente sencilla e indolora, no provocando ninguna carga o perjuicio al sistema, y pudiéndose desactivar en todo momento, no sólo mediante el restablecimiento de las opciones sino revocando los permisos de la misma sobre el sistema. Sin duda, una de las mejores opciones para deshacernos de varios de los aspectos de la nueva pantalla de bloqueo de Android.