Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte la mejor experiencia y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias de navegación.
Si sigues navegando consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

Parallels Desktop 8 para Mac, análisis a fondo

Por el 15 de Noviembre de 2012, 23:00
Parallels Desktop 8 para Mac, análisis a fondo

La mejor forma de utilizar Windows en Mac. Así se define Parallels Desktop 8, el que para muchos es (y me incluyo) la mejor aplicación para generar máquinas virtuales en OS X. Esta nueva edición de Parallels nos trae muchas novedades, como soporte para pantalla retina, compatibilidad con Windows 8 y mejoras de hasta un 30% en la velocidad de procesamiento. Pero no todo gira alrededor Windows, con esta aplicación también podremos generar máquinas virtuales para otros sistemas operativos como Chrome, Ubuntu, Android y cualquier versión de OS X. Usa todos los sistemas operativos que quieras de forma simultánea, pudiendo incorporar al dock las aplicaciones instaladas en las máquinas virtuales para acceder a ellas con un click. En AppleWeblog te mostramos todos los secretos que trae esta última versión de Parallels para Mac.

Todos los sistemas operativos en uno

Después de estar utilizando Parallels 8 durante un mes de forma diaria, descubres que la actualización es una renovación completa de la aplicación. Pese a que la interfaz es prácticamente la misma que la versión anterior, si nos paramos a observar los nuevos detalles uno a uno, nuestra percepción cambia completamente. Ya seas un usuario avanzado o simplemente quieres ejecutar programas o características de otros sistemas operativos en Mac, Parallels 8 nos ofrece la oportunidad de instalarlos de forma limpia y segura. Acepta decenas de sistemas operativos de 32 y 64 bits. Entre los más destacados:

  • Windows 8
  • Windows 7
  • Windows Vista
  • Windows Server 2008, 2003 y 2000
  • Windows X Professional y Home
  • Windows NT
  • Windows 98
  • MS-DOS 6.22
  • Red Hat Enterprise 6.x, 5.x, 4.x
  • Ubuntu 12.04, 11.10, 11.04, 10.10, 10.04
  • Debian 6.0, 5.0
  • Chrome OS
  • Mac OS X Mountain Lion 10.8
  • Mac OS X Lion 10.7x
  • Mac OS X Lion Server 10.7.x
  • Mac OS X Snow Leopard Server 10.6.x
  • Mac OS X Leopard Server 10.5.x

Algunos como Windows 8, Chrome, Ubuntu 12.04 y Android es posible descargarlos de forma gratuita e instalarlos sin salir de la interfaz de la propia aplicación. En el caso de Android, con algunas limitaciones ya que no estará disponible la tienda Google Play ni las aplicaciones que requieran Java Native Interface (JNI), pero sigue siendo una solución ideal para probar nuestras aplicaciones si somos diseñadores. Además también será posible crear una máquina virtual del sistema operativo OS X que tengamos instalado, a partir de la partición de recuperación oculta en el disco duro. Por si necesitamos trastear en Mac sin querer que los cambios afecten al desempeño habitual de nuestro ordenador.

Todas las nuevas máquinas virtuales que instalemos tendrán la extensión .pvm (Parallels Virtual Machine) donde encontramos de forma comprimida los archivos necesarios para hacer funciona el SO junto con todos los archivos del disco duro. No hay limitaciones en el número de máquinas virtuales instaladas y además, es posible desinstalarlas de forma sencilla tan solo arrastrando el archivo correspondiente a la papelera. Mucho más sencillo que tener que crear particiones en nuestro disco duro por cada nuevo sistema operativo que tengamos que utilizar.

Personaliza tu máquina virtual

Pero, ¿qué nos aporta Parallels 8 frente a otras soluciones? La personalización al detalle de las máquinas virtuales que creemos. Una vez seleccionemos el sistema operativo que queramos, de forma muy intuitiva podremos decidir el hardware de nuestro nuevo ordenador. Desde el número de CPU’s, la memoria RAM utilizada por la máquina virtual y el espacio físico que esta nos ocupará en el disco duro.

Además, Parallels permite una gestión integral del hardware secundario, pudiendo modificarlo o ampliarlo dependiendo de nuestras necesidades. Podremos modificar la BIOS virtual de la máquina generada, así como la tarjeta gráfica que tendrá el sistema operativo, pudiendo elegir incluso el DirectX de aceleración 3D. También son configurables las impresoras instaladas, unidades de CD/DVD (tanto virtuales como físicas), discos duros (y la configuración de su capacidad), configuración de red, entrada/salida de audio, puertos USB y Bluetooth.

Todas estas opciones son esenciales si quieres crear particiones virtuales, necesitas utilizar la grabadora Superdrive para copiar una imagen en Windows o queremos nuevas particiones en el disco duro. La potencia de la máquina virtual irá aumentando o disminuyendo dependiendo de la capacidad real del hardware donde lo tengamos instalado. Si no queremos perder tiempo con todo esto y tan solo necesitamos instalar un SO nuevo por una aplicación en especial, Parallels recomienda automáticamente la configuración ideal para mantener un equilibrio estable y no se cuelgue nada. Todas las mejoras de rendimiento incluidas en Parallels 8:

  • Mejora del tiempo necesario para iniciar la máquina virtual/Windows, que ahora se realiza un 25% más rápido que en la versión anterior
  • Pausa y reanudación de Windows hasta un 25% más rápido que en la versión anterior
  • Operaciones de entrada/salida (E/S) hasta un 35% más rápidas que en la versión anterior
  • Ejecución de juegos hasta un 30% más rápida que en la versión anterior

Probando distintas configuraciones en varios sistemas operativos instalados, una recomendación es racionalizar los recursos de nuestro Mac. Es decir: si tan solo necesitamos instalar Windows 8 para utilizar la versión oficial de Office 2013, no necesitamos más que 3-4Gb de RAM y 20Gb en el disco duro (virtualizado es 60Gb). Con ello conseguiremos una eficiencia excelente y un consumo moderado. En cambio, si creas aplicaciones con Visual Studio y Blend, cuantos más recursos otorguemos a la máquina virtual mejor funcionará Windows pero consumirá muchos recursos de OS X, obligándonos a tener abierto tan solo Parallels.

Windows 8 en Mac

La gran actualización del sistema operativo más utilizado del mundo es la razón de ser de Parallels 8. No es casualidad que la nueva versión de este generador de máquinas virtuales se lance en la misma temporada que el nuevo sistema operativo de Microsoft.

Después de los problemas iniciales de compatibilidad que llevaron a la recomendación por parte de los desarrolladores de no actualizar Windows 8 en Parallels, con la última actualización se han incorporado las características que quedaban por completar: el soporte para gestos multitáctiles en Windows 8 (versión Tablet), compatibilidad de aplicaciones estilo Metro en modo Coherence y soporte para USB 3.0 de alta velocidad. Parallels incluye todos los drivers necesarios para utilizar Windows 8 como si estuviéramos en un PC tradicional.

Ya seamos usuarios de transición PC a Mac o simplemente queremos tener este sistema operativo instalado para ejecutar aplicaciones exclusivas, existen diferentes formas de poder utilizar Windows en OS X. Parallels incluye una completa herramienta de instalación mediante migración para aquellas personas que posean un PC y quieran clonarlo en Mac. Para ello tan solo necesitaremos el cable USB de Parallels o una copia del disco duro, sea en red o en formato físico.

Una vez instalemos Parallels Desktop Transfer en el PC de origen, en varios sencillos pasos tendremos una copia exacta de nuestro sistema operativo lista para funcionar. Pese a todo y como pasa con la mayor parte de SO, la instalación desde 0 es la opción más recomendable para comenzar.

Descubriendo Crystal y Coherence

Dos de las opciones que continúan presentes en Parallels 8 pero en esta última edición han mejorado sustancialmente. Coherence y Crystal proporcionan un nivel superior de integración entre sistemas operativos. De este modo, todos los controles, iconos y menús de Parallels 8 estarán ocultos; a excepción del icono de Parallels en la barra de menús en Mac y la carpeta Aplicaciones de Windows en el Dock.

Windows se integrará por completo en OS X, incluyendo sus características y programas al sistema operativo de Apple. Podremos entre otras cosas, colocar los iconos de las aplicaciones en Dock, Launchpad, Spaces, Mission Control y utilizarlos como si de una aplicación para Mac se tratase. Windows será invisible, pero sus aplicaciones no. Ideal para olvidarnos por completo de todas las configuraciones o menús, y utilizar de una forma mucho más intuitiva y agradable Windows en Mac.

Para activar la opción, tan solo tenemos que acudir al menú Preferencias de la máquina virtual en cuestión, y en la pestaña Aplicaciones activar la casilla Compartir aplicaciones de Windows en Mac. Entre las opciones que incluye, la más interesante y que menos recursos consumirá es Pausar Windows cuando no haya aplicaciones activas. Así, el sistema operativo virtualizado se mantendrá en suspenso hasta que necesitemos utilizar alguna aplicación. Para que la integración sea completa, eliminando Parallels para dejar tan solo sus aplicaciones, tendremos que activar Coherence y Crystal de la pestaña que tenemos a continuación.

Personalmente, la opción es muy interesante para los usuarios que tan solo utilicen una o dos aplicaciones y no quieran tener que iniciar por completo Windows para utilizarlas (Ojo! Siempre se inicia el SO, lo que pasa es que nosotros no lo vemos). Lamentablemente, si eres un usuario avanzado o experto de Mac, notarás como Coherence y Crystal manchan el estilo e interfaz de OS X. ¿Quién quiere ver las notificaciones de Windows en su barra de menús de Mac?

Compatible con OS X Mountain Lion

Parallels 8 es compatible al 100% con todas las características de OS X Mountain Lion, desde los gestos multitáctiles hasta el soporte para la pantalla Retina de la nueva generación de Macbook Pro. Pero quizás una de las más importante sea la posibilidad de unificar en el Centro de Notificaciones todas las alertas y mensajes de los sistemas operativos que tengamos instalados. Por ejemplo, si nos llega un mensaje del Panel de Control o la aplicación Mensajes de Windows, aparecerá automáticamente como una alerta más en Mac.

Entre las características más importantes:

  • Ejecutar las virtualizaciones en modo Pantalla Completa
  • La funcionalidad Dictation compatible con las aplicaciones de Windows
  • Sincronización automática de teclados en múltiples idiomas
  • Papeleras de Reciclaje unificadas entre Windows y Mac
  • Integración de aplicaciones en Spaces y Mission Control
  • Botón “Abrir en Internet Explorer” en Safari 6

Conclusión

Siempre fui una persona muy escéptica en cuanto a la virtualización de sistemas operativos en Mac. No tanto por los rumores de mal funcionamiento que he podido escuchar, sino por lo complicado que parece la tarea a simple vista. Pero nada más lejos de la realidad. Parallels 8 facilita la tarea a todo tipo de usuarios, desde los más avanzados hasta los que la ventana de Terminal les parece algo sacado de una película de ciencia ficción.

En tres o cuatro sencillos pasos podemos tener funcionando Windows o cualquier otro sistema operativo dentro de nuestro Mac, como si de una ventana más se tratase. Pero si nos sumergimos un poco más dentro de los menús de la aplicación, descubrimos todo un mundo de opciones y configuraciones para exprimir al máximo las máquinas virtuales que tengamos instaladas.

Por 79,99€ (o 49,99€ si actualizamos a partir de Parallels 6 o 7) podemos tener la mejor solución para utilizar Windows 8 dentro de nuestro Mac.

Comprar: Parallels Desktop 8 para Mac $79,95 | 79,99€

Recomendados