Hace algunos días les comentábamos cómo algunas de las compañías más grandes del mundo fotográfico estaban anunciando un descenso en las ventas proyectadas. ¿Por qué? Debido a la presencia innegable de algo llamado la smartphoneography, o la fotografía tomada con smartphones. Los móviles se han popularizado a tal nivel que podrían llegar a reemplazar a las cámaras compactas, de acuerdo con un nuevo análisis realizado por Hiroshi Hiyama de Phys.Org.

De acuerdo con este estudio, los smartphones están teniendo un impacto tan fuerte en el mercado que están desplazando severamente las ventas de no solamente las cámaras pocket sino también de los reproductores de música portables y las consolas de video juegos. Estos teléfonos no simplemente nos permiten hacer llamados y SMS sino que además tienen conectividad a internet y la posibilidad de instalar aplicaciones para hacer virtualmente cualquier cosa que queramos. Y muchos de ellos vienen también equipados con poderosas cámaras.

Las declaraciones de Hiyama son contundentes:

De la misma forma que las cámaras digitales destruyeron el mercado de la película fotográfica, el rápido cambio hacia los smartphones con cámaras se ha metido en un sector del mercado dominado por firmas japonesas como Canon, Olympus, Sony y Nikon. Podemos estar viendo el comienzo del colapso para el mercado de las cámaras digitales compactas.

Los números presentados también son sorprendentes: los envíos internacionales de cámaras realizados por las compañías niponas bajaron en un 42 por ciento en comparación con el año pasado. Las ofertas de cámaras compactas descendió en un 48 por ciento, de acuerdo con la Camera and Imaging Products Association de Japón. Las cámaras con lentes intercambiables, por otro lado, no tuvieron una caída tan dramática.

Mientras tanto, las compañías fabricantes están haciendo un giro para concentrarse en el mercado que por el momento solamente es furor en Japón: las cámaras mirrorless. Canon, una de las compañías más golpeadas por esta llamada smartphoneography, lanzó recientemente su primer modelo de esta línea con un éxito moderado. Hasta Nikon está intentando meterse en el mercado de consumidores no tan profesionales con su cámara con Android, de la misma forma que Samsung con su Galaxy Camera y que Sony con su suite de aplicaciones.

¿Habrá salvación? Sólo el tiempo dirá. Mientras tanto la pelea está en el mundo de las mirrorless. Por otro lado, también vemos cómo muchas de las fabricantes están peleando por sobrevivir mientras que otros gigantes del mercado como Samsung tienen otras líneas de negocio en las cuales sostenerse. Olympus es el caso más reciente. En este negocio todo puede cambiar, sino, recordemos cómo Kodak fue la empresa inventora de la primera cámara digital. Los tiempos están cambiando.

Foto por Camera House