En España, desde hace unos años está digitalizada la televisión, dejando el camino libre para la banda ancha móvil, pero el salto a LTE aún no se ha dado más que en pequeñas pruebas de Movistar en eventos puntuales, como Campus Party. Intentando controlar este incremento dentro del marco de la Agenda Digital Europea, la Comisión Europea ha hecho público un documento en el que se insta a liberar 120Mhz más de la banda de los 2000Mhz.

Esta liberación de «espacio», debería completarse antes de junio de 2014 dejando un espectro de frecuencias del doble que el de Estados Unidos. Para dicha fecha los estados tendrán que hacer subastas con las operadoras para que puedan operar con sus redes LTE totalmente desplegadas, que alcanzarían velocidades de hasta 30Mbps.

La carta no sólo incluye esta liberación, sino una modificación del espectro de frecuencias para mover parte de las frecuencias de 1800Mhz para que puedan ser utilizadas por las redes 3G, ya que actualmente las usan las redes 2G, menos rápidas en transmisión de datos, aunque de mayor alcance en cobertura. Esto es conocido como refarming, actualmente ya se permitía que espectros de redes 2G se usasen para LTE, la novedad es que los espectros de 3G también podrán ser usados para LTE.

De momento estas medidas no tendrán efecto inmediato en los usuarios de telefonía móvil, pero sí que sienta unas buenas bases con miras al futuro, donde se espera que el consumo de datos móviles crezca a pasos realmente agigantados y cada vez más teléfonos estén conectados a las redes de alta velocidad móvil. Sólo esperemos que para entonces las operadoras móviles tengan tarifas muy competitivas que ofrecer junto a la banda ancha móvil.

Imagen: Wikipedia.