En estos tiempos en los que el transporte cotidiano de un lado a otro en las ciudades suele quitarnos más tiempo del que quisiéramos, los audiobooks o audiolibros son una opción interesantísima para no dejar de leer por falta de horas de sofá. Cuando pensamos que un libro no tiene por qué estar hecho de papel, empezamos a encontrar otras opciones para disfrutar de obras largas o cortas, pero que de otras maneras se nos haría complicado leer.

Un audiobook es básicamente la grabación de un texto leído. Si es su autor quien lo lee (atención editores que publican en digital) tenemos un extra en la experiencia de lo que nos está contando y una oportunidad de acercarnos al escritor a través de una sensibilidad diferente. Aunque también existen programas que reproducen texto en modo de audio, que «leen», con una voz más o menos robótica. No recomiendo para nada usar esta modalidad para lecturas de ocio o placer, a menos que sea absolutamente necesario, pero es bueno tenerlo en cuenta para, por ejemplo, un documento que necesitemos tener leído y no tengamos el espacio, tiempo o las condiciones para hacerlo.

Aquí de todas maneras, me referiré a los audiolibros como una forma alternativa de estar en contacto con autores y sus libros, sobre todo para quienes ya no tenemos el tiempo de sentarnos a disfrutar un libro durante un par de horas y cada vez más vemos en las opciones digitales disponibles soluciones maravillosas para no perder el contacto con obras literarias.

Algunas personas dicen que no se concentran de igual manera con el sonido de la lectura que con el texto, pero esto depende un poco del contexto en el que lo usemos. Si ya no tenemos vidas que nos permiten horas de lectura, no deberíamos renunciar a conocer nuevos libros o autores por eso, justamente en una época donde se publica más que nunca y hay tanto por descubrir.

Un ejercicio que te propongo: cuenta al final de tu día o semana cuántas horas pasaste en las siguientes situaciones:

  • Transporte público o atascos de tráfico
  • Horas de gimnasio, o de ejercicio, o corriendo en el parque
  • Limpieza y orden en el hogar
  • Salir a pasear el perro
  • Ratos muertos: salas de espera, médico, trámites varios.

Suma las horas y dime cuántos libros escucharías en un mes con este sistema. Estoy segura que más de cuatro.

Recursos para empezar

Hay mil formas de encontrarnos con los audiolibros y utilizar este sistema para nuestras lecturas, dependerá de los dispositivos y formatos que usemos, pero vamos a recomendar aquí algunas opciones para quienes quieran empezar a escuchar a sus autores favoritos.

  • Apps para smartphones: Audiobooks es una aplicación disponible para tanto para Android como para iPhone y iPad. Con un catálogo de 5.154 audiolibros gratuitos en iOS y más de 2.800 para Android, permiten acceder a los libros por stream o descargándolos y por supuesto, cuando vuelves al libro, encuentras la «audiolectura» en el punto en el que la dejaste. Para darse cuenta de la cantidad de opciones que tenemos sólo basta hacer una búsqueda con la palabra «audiobooks».

  • Audible.com es una compañía de Amazon que pone 100.000 títulos a disposición de los lectores de Kindle u otros dispositivos con el sistema Whispersync for Voice, que permite cambiar entre la versión de texto en el Kindle y el audiolibro, de modo que si estamos leyendo «con la vista» en casa y tenemos que salir, podemos pasar a la versión audiolibro para seguir escuchando la lectura a partir de allí, y volver al libro escrito cuando queramos. Además para que estés satisfecho con lo que compras, te permiten devolver el libro durante los siguientes 12 meses después de que lo hayas comprado, sin hacer preguntas. Tienen distintos planes, pero para empezar hay un período de 3 meses por el que cobran 7,49 dólares. Pasados esos meses, la cuota mensual son 14,95 dólares, con la posibilidad de acceder a un audiobook por mes.

  • Spotify: Con el gran servicio que provee Spotify y un plan de suscripción por 10 euros/dólares por mes que permite escuchar audio desde el móvil en modo offline, es lógico preguntarles por la idea de audiobooks para Spotify como un servicio agregado o diferenciado de las pistas de música. Pero la compañía ha dicho que prefiere enfocarse en el mundo de la música y no en el editorial, pese a nuestras ganas de tener un Spotify Audiobooks. De todas maneras, muchas de sus pistas no son canciones sino libros locutados y haciendo una búsqueda en la aplicación podemos encontrar audiobooks, en general clásicos u obras de dominio público.

Foto: josemanuelerre