Aunque parezca que fue ayer lo cierto es que hoy se celebran 5 años de la existencia del Kindle. Un aparato que ha significado el despegue y la popularización de los libros electrónicos. No es solo que el Kindle sea el modelo que se vende más, es que ha hecho que los demás fabricantes vayan a remolque tanto en características de hardware como de ecosistema y en precio.

Lo primero es preguntarnos de donde salió el nombre de Kindle. Kindle es un verbo que en inglés quiere decir «encender un fuego» y en Amazon se pensó que podría una buena analogía de la lectura y la estimulación mental que produce.

El primer modelo del Kindle se empezó a vender hace hoy 5 años, el 19 de noviembre de 2007 y sólo en Estados Unidos. Se agotó en sólo cinco horas y eso que no era precisamente barato ya que costaba $399 y que usaba un formato de libros electrónicos propietario. Tenía una pantalla de 6′ con 4 niveles de gris y 256mb de memoria interna pero con una ranura para ponerle tarjetas SD. Su pantalla no tenía un gran refresco ya que la tinta electrónica aún necesitaba cargarse entera al hacer un cambio y por ello tenía una rueda lateral que permitía seleccionar el contenido sin que la pantalla tuviera que refrescarse.

Quizá la gran novedad que incorporaba frente a otros dispositivos parecidos era su conectividad mediante EVDO, lo que permitía que no tuvieras que estar pendiente de un punto WiFi. Además Amazon no cobraba una tarifa mensual por usar la red de datos y permitía que descargaras un libro en menos de un minuto, estuvieras donde estuvieras. Todo este proceso se hacía de manera fácil para el usuario. Parece mentira que hoy en día aún haya dispositivos que requieren que los conectes a un PC para hacer el proceso de compra y transferencia de contenido. Amazon vio muy claro que este proceso lo tenía que poder hacer cualquiera.

La segunda generación introdujo sobretodo mejoras de diseño. Aparte del aumento de velocidad de procesador, la memoria pasó a ser de 2GB y se eliminó la ranura de tarjetas SD. El aspecto exterior obtuvo una gran mejora en el grosor, que pasó de 20mm a 9mm. El peso se mantuvo invariable en 290g. El Kindle 2 se puso a la venta el 23 de Febrero de 2009 a un precio de $359 y en Julio de ese mismo año ya fue rebajado a $299. El 7 de Octubre de 2009 su precio tuvo otro recorte pasando a costar 259$ ya que se lanzó al mercado la versión internacional la cual sustituía la conectividad de redes CDMA por GSM y 3G. Esta versión pasó a costar $279 y el 21 de Junio de 2010 su precio se redujo a $189. Las ventas crecían pero también la competencia, lo que hizo que Amazon ajustara mucho más los márgenes de beneficio que tenía con cada dispositivo.

En este tiempo se lanzó un experimento llamado Kindle DX. Pasaba por ofrecer lectura de revistas y periódicos, formatos de mayor tamaño con lo que su pantalla era también acorde a esto y crecía hasta las 9.7′. Ofrecía una mejor experiencia de lectura con los PDF’s y tuvo su mercado hasta que la entrada en masa de las tabletas hicieran que perdiera todo su sentido.

El 28 de Julio de 2010 Amazon presentó el que para mí es el punto y aparte en los lectores electrónicos de entonces. El Kindle 3 era más compacto que los modelos anteriores, se mantenía el teclado y su peso se reducía a 274g. Ahora era realmente fácil llevarlo encima pero es que además introducía como gran novedad una pantalla con la tecnología Pearl. El contraste y niveles de grises aumentaba bastante, el refresco de páginas ya no tardaba una eternidad y era realmente práctico, hacía que te olvidaras de que había un lag. Además el precio también pasaba a ser popular. Sus $139 hacían que no fuera un dispositivo solo para gente rara que no quiere leer en papel. Ahora era un dispositivo que podías recomendar a cualquiera y que no suponía una gran inversión. De hecho es el precio al que se venden bastantes lectores electrónicos hoy en día.

Desde entonces Amazon has sacado el Kindle de 4a generación, el cual ya elimina el teclado y que cabe en el bolsillo de cualquier chaqueta. Ha experimentado con la tecnología táctil con el Kindle Touch y la ha mejorado con el Paperwhite, el cual además incorpora luz en la pantalla que no daña la experiencia de lectura y que seguro que será el estándar de aquí un par de años. Y por último ha iniciado su camino con el Kindle Fire para ganarle terreno al iPad.

Despues de estos 5 años encontramos ciertos factores que no cambian en el enfoque que ha hecho Amazon en la industria del libro electrónico. Los Kindle siempre se han caracterizado por ofrecer el mejor hardware disponible por el mínimo precio posible. Y Amazon ha sabido acompañar este hardware con un ecosistema que siempre está en expansión y con una facilidad de uso (bendito a quien se le ocurrió algo tan genial como el Whispernet) que de momento parece no tener rival.