Tim Tadder tiene una solución muy práctica si estamos descontentos con nuestro peinado pero solamente queremos cambiarlo momentáneamente. Su proyecto Water Wigs nos muestra a hombres sin cabellera –y, recientemente, también mujeres- que gracias a una cubeta de agua pueden obtener, aunque sea por algunos segundos, una fantástica cabellera surreal. Este trabajo es logrado a través de fotografías a alta velocidad, tomadas con un sistema de detección de sonido.

En primer lugar, para Water Wigs Tadder reclutó un puñado de hombres calvos para colaborar. Luego, les tiró agua en sus cabezas y disparó las fotografías, que a su vez trabajan con divertidos colores para darles las ambientaciones adecuadas. Cada una de las fotografías tienen conceptos desopilantes, como por ejemplo The Conquistador, The Jesus, y más.

Su siguiente proyecto, dentro de la misma línea, es titulado Water Wigs Women, para el cual trabajó con modelos que de hecho estuvieron dispuestas a raparse la cabeza para que las fotografías sean lo mejor que pudieran ser. Estas imágenes son un tanto menos divertidas, tienen quizás algunos puntos estéticos más destacables, y parecen extraídas de un catálogo de modas, con la excepción, claro está, de que están usando estas milagrosas pelucas de agua. Además, en esta oportunidad las  modelos usan atuendos de látex para facilitar las tomas –los hombres, por su parte, no estaban usando camisa-.

Las aspiraciones de Tadder estaban destinadas a perfeccionar la técnica que inició con sus muchachos pelados:

El concepto, nuevamente, es simple, y es otra exploración visual de algo completamente nuevo y diferente. Esta vez, reclutamos a algunas mujeres únicas, afeitamos sus cabezas –o les pusimos gorras- y les tiramos globos de agua, capturando la explosión acuática en varios intervalos. El resultado es una nueva cabeza con pelo de agua. Nuestra meta era crear un hermoso set de imágenes usando las técnicas que aprendimos con nuestro proyecto original y aplicarlas al ambiente de la moda futurista.

En esta galería pueden ver a los muchachos y muchachas de Tadder: