Las cosas no se ven bien para HTC viendo su reporte financiero de Q3 2012. Los que una vez serían pioneros en los smartphones, con Windows Mobile (si es que eso eran smartphones)  y Android, llevan una racha de pérdida de ganancias que continúa, dando resultados casi devastadores.

HTC-One-X-Claro argentina

Vamos a ver primero los resultados de este trimestre y luego veremos algunos casos más para dar un poco de contexto histórico y de por qué nos planteamos la pregunta del título.

Empezando por la facturación, fueron 2400 millones de dólares (23% menos que el pasado trimestre y 48% menos que el mismo periodo del año pasado), en cuanto a ganancias, ascienden a los 133 millones de dólares; siguiendo por el número de dispositivos vendidos, siquiera tenemos una cifra oficial, pero según la IDC podemos cifrarlo en 7.3 millones, que siguen siendo una gran pérdida del 42.5% si lo comparamos con el año pasado. Sin embargo, aún tiene el 4% de mercado entre los fabricantes. El efectivo (y equivalentes de él) cayó de los 3600 millones de dólares a 1700 en tan sólo un año, y la situación parece que no mejorará en Q4, ya que HTC anuncia que  tendrá una facturación de 2050 millones, con un margen operativo de a penas el 1% (eso les deja con unas ganancias de 20 millones antes de impuestos).

A la vista de los datos, el modelo de HTC está cambiando, enfocándose en servicios por dos objetivos: buscar alternativas de ganar dinero y, al mismo tiempo, atraer a usuarios hacia sus teléfonos dándoles valor añadido. También esperan vender más dispositivos de bajo coste, sobre todo en China, que sigue siendo un bastión para el negocio (y realmente para cualquier negocio, dado el crecimiento que están teniendo). Pero vender dispositivos de bajo coste no es la solución, por una razón sencilla: estos dispositivos tienen menos margen de ganancia.

La historia: nadie se recupera de pérdidas operativas

Los beneficios operativos están en su punto más bajo, han caído un 54% en los últimos 5 trimestres, además, no contentos con perder el 48% de su «efectivo» en un año, auguran un trimestre siguiente aún peor. ¿Entonces cuál es la estrategia de HTC? Sinceramente no entendí qué quisieron hacer cuando salieron de Brasil, me pareció una mala decisión, teniendo en cuenta que es un mercado enorme y que está creciendo a un ritmo nada despreciable, lo peor es que fue justo cuando iban a lanzar la serie One. Si bien es justificable viendo que tenían una penetración del mercado del 0.11% (por detrás de ZTE incluso), quizá debieron esperar un poco más.

Windows Phone 8. Quizá este pueda ser un pequeño salvavidas que tengan. Aunque Nokia tenga exclusividades sobre Windows Phone 8 en sí (tienen funcionalidades que ni Microsoft puede usar), HTC tiene dos buenos teléfonos sobre la mesa y, aparte, un buen acuerdo con Microsoft que les deja como los teléfonos estandarte de Windows Phone 8. Esperemos ver este lunes las reacciones al sistema de Microsoft y qué papel juega HTC.