Existen muchas maneras de compartir fotos entre un teléfono móvil y un ordenador, pero hasta ahora no conocía ninguna que funcionara, literalmente, golpeando los dispositivos entre ellos. No son golpes bruscos, ni nada de lo que probablemente imaginaste, la idea tampoco es terminar con un teléfono o un teclado roto, pero básicamente es como funciona Bump.

Bump

Según podemos ver en el vídeo demostrativo, basta con descargar Bump en nuestro teléfono móvil, ya sea iPhone o Android, abrir la aplicación, seleccionar las fotos que deseamos compartir y, mientras mantenemos el sitio web https://bu.mp/ abierto en el navegador del ordenador, chocamos el teléfono contra la barra de espacio del teclado y como por arte de magia las fotos estarán disponibles en nuestro escritorio.

Para su funcionamiento, Bump requiere que autoricemos al navegador para compartir nuestra ubicación, del mismo modo es necesario tener activado el GPS en el móvil. Es aquí donde está el secreto de la aplicación, pues al chocar los dispositivos entre si, se envía información sobre la ubicación y se realiza el emparejamiento entre ellos.

Un punto más a favor de la aplicación es la velocidad con la que se transmiten las imágenes, pues todo sucede de forma casi automática, aunque la velocidad puede variar de acuerdo a la cantidad de fotos que vayamos a transferir. Una vez que las fotos están en nuestro navegador podemos descargarlas o compartirlas mediante un enlace.

Además de la transferencia de imágenes desde el móvil hacia el ordenador, también podemos compartir aplicaciones y contactos entre dos teléfonos móviles, algo que, además de interesante, resulta bastante útil al momento de compartir este tipo de información con nuestros amigos.

Para los que se preocupan por la privacidad, vale la pena señalar que todos los datos que se transmiten a través de Bump, viajan cifrados. Para cualquier duda al respecto pueden leer las políticas de privacidad del servicio.

Antes de finalizar, quiero aclarar que realmente no hace falta golpear los dispositivos -aunque el vídeo muestre lo contrario-. En el teclado basta con presionar la tecla de espacio como lo haces normalmente, mientras que al móvil le bastará con una pequeña sacudida (hasta que sientas una pequeña vibración) para activarse y enviar la señal con la ubicación.