Estar presente en internet es fundamental para cualquier empresa independientemente de su tamaño y sector, y una página web nos proporciona una herramienta de comunicación que funciona las 24 horas del día y trabaja por nosotros fuera del horario convencional. Además, la continua evolución de la red y las preferencias cada vez más exigentes de los usuarios hacen que el simple hecho de disponer de una página web no sea suficiente.

Diseño responsive como ayuda a la accesibilidad web de las empresas

Existen algunos aspectos básicos que toda página web corporativa debe tener en cuenta y que te detallamos a continuación para ofrecer a  tus visitantes una experiencia amigable y hacer que su tiempo de navegación sea lo más agradable posible.

  • Diseño: Durante los primeros segundos del usuario en una página web, el diseño será responsable de que permanezca en ella. Para ello, debemos ofrecer un diseño limpio y respetuoso con la identidad corporativa de la empresa, proporcionando a los visitantes un entorno espacioso, en el que la información sea perfectamente identificable y no existan aglomeraciones de contenido.

  • Contenido: El contenido de una página web es uno de los elementos que determinan buena parte de su éxito y no basta con ofrecer secciones estáticas que informan al visitante sobre los productos y servicios de la empresa. Deberemos publicar nuevos contenidos de manera periódica en forma de noticias o mediante la redacción de un blog en el que el usuario pueda conocer la actualidad de la empresa.

  • Personalidad: Cuando un posible cliente acude a las instalaciones de la empresa para solicitar información y comprar sus productos o contratar sus servicios, interactúa directamente con personas. En una página web esta interacción no tiene por qué ser diferente, y podemos ofrecer al visitante información sobre el equipo humano para que conozca a las personas que intervendrán en su relación como cliente. También es positivo implicar al mayor número de empleados posibles en la publicación de noticias o artículos del blog para que ofrezcan un punto de vista real del proceso productivo de la empresa y transmitan cómo se desarrollan sus productos y servicios cada día como valor añadido.

  • Carácter social: En la web 2.0 los usuarios muestran mayor afinidad por aquellas empresas y marcas con las que pueden comunicarse de manera sencilla mediante las redes sociales y comentarios. Es imprescindible integrar el contenido de la página web con estas redes sociales y facilitar que nuestros visitantes puedan opinar sobre nuestros productos y servicios y comentar las noticias de la empresa, haciéndonos responsables de responder como muestra de transparencia y dedicación al cliente.

  • Accesibilidad: La página web de una empresa debe ser compatible con los navegadores más utilizados tanto en ordenadores como dispositivos móviles, tablets y smartphones. Para ello, podemos basar el desarrollo web en estándares abiertos como HTML y CSS, además de aplicar un diseño responsive que se adapte a cualquier tamaño de pantalla. Por otro lado, nuestros visitantes recurrentes agradecerán la disponibilidad de versión RSS y la posibilidad de suscripción por correo electrónico para ser notificados de las actualizaciones en todo momento.

Aunque estos 5 ingredientes pueden parecernos obvios, la realidad es que muchas empresas no disponen todavía de ninguna de estas características en su página web que, debidamente gestionada, puede convertirse en una herramienta comercial de gran valor a la hora de trabajar por nosotros a cualquier hora y en cualquier lugar.