La seguridad en los dispositivos móviles de última generación es un punto muy a tomar en cuenta, ya que en estos móviles o tablets almacenamos información y datos privados o personales, además de infinidad de cuentas y contraseñas. Los fallos de seguridad son en su mayoría resueltos con actualizaciones de sistema, sin embargo, en Android la falta o tardanza de estas suponen un grave problema para los usuarios.

Según un estudio realizado por la firma Duo Security, dedicada al análisis de la seguridad en móviles y la web en general, que además cuenta con el apoyo y financiamiento del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, asegura luego de una ardua investigación que un 50% de los móviles inteligentes con sistema operativo Android tiene vulnerabilidades gracias a a la falta de actualizaciones.

Esto quiere decir a que aunque Google pueda lanzar una actualización menor (como por ejemplo de la versión 4.1 a la 4.1.1 de Android), la cual esté dirigida a solucionar bugs y fallos o vulnerabilidades, todas esas trabas que ponen los fabricantes para actualizar la mayoría de los móviles, sumado a las trabas posteriores gracias a los operadores, logra que el usuario tarde meses o más de un año en recibir el parche necesario para corregir la vulnerabilidad, eso en el caso de que llegue a recibirla.

Duo Security basa su estudio en la colaboración de 20.000 usuarios que descargaron una aplicación dedicada a escanear el sistema no en búsqueda de malware como tal, sino buscando vulnerabilidades conocidas que inclusive deberían haber sido resueltas con una actualización del SO. Los resultados indican que la mitad de los terminales no ha recibido los parches por lo que siguen vulnerables a estas amenazas.

La fragmentación sigue siendo un grave problema en Android, ya que va más allá de negar al usuario la experiencia más actual del sistema operativo, sino que hace que esté desprotegido de amenazas más recientes al sistema.