Lo cierto es que aunque pensemos que HTML5 es relativamente nuevo, lleva tiempo entre nosotros y múltiples herramientas no sólo lo soportan sino que son las encargadas de impulsarlo. Principalmente navegadores, por supuesto, los cuales hacen llegar contenidos que son muy facil de visualizar sin ningúna herramienta de terceros.

HTML5

Me estoy refiriendo a Flash, que por un largo periodo de tiempo fue una herramienta indispensable, y del que hoy aun disfrutamos -o lidiamos con él-. Vale, es cierto. La mayor parte de los sitios continúan haciendo uso de ésta tecnología, pero es más fácil que nunca sustituirla. ¿Las razones para hacerlo?

  • Mejor rendimiento, con una reproducción y consumo integrados en el propio navegador.

  • Mayor seguridad. Con Flash estamos utilizando un complemento de terceros que en muchas ocasiones se ha visto afectado por vulnerabilidades que incluso podían poner en peligro la integridad del equipo entero.

  • Independencia, no dependemos de terceros y podemos disfrutar de los contenidos directamente en el navegador.

La pregunta és, ¿Cómo utilizar HTML5 en lugar de Flash? Bueno. Principalmente eligiendo servicios que apuesten por éste estándar como el motor de sus contenidos multimedia. Google Music o Grooveshark son algunos ejemplos, y si miramos en el campo de los vídeos los servicios populares disponen de versión HTML5 aunque sigan utilizando Flash.

El ejemplo más claro es el de YouTube, y forzar la utilización de HTML5 en Chrome es muy fácil con herramientas como HTM5ify, que sencillamente se encarga de hacerlo de forma automática por nosotros, y evita la versión Flash aún cuando tenemos el complemento instalado.

Veamos cómo funciona. Lo primero es descargar el complemento. El navegador nos alertará de que el complemento está instalado, y a diferencia de otros, éste no colocará un icono en la botonera de extensiones.

Por su sencillez no dispone siquiera de opciones, y simplemente con estar instalada hará que al entrar en YouTube y disfrutar de un vídeo lo hagamos mediante tecnología HTML5.

De momento se soportan sitios como Vimeo, Amazon o el citado YouTube, pero su condición de código abierto hacen prever que la lista se amplié pronto.

Por cierto, si sois desarrolladores web o tal vez estáis iniciandoos o recopilando información al respecto, no está de más que os paséis por un genial artículo escrito por Eduardo Briceño en el que nos recomienda 5 herramientas para simplificar el desarrollo en dicha tecnología.