Actualización (Eduardo Arcos): Esto es un bulo, falso y lamento mucho que publiquemos información con tal acusación de seguridad sin antes verificar si es real o no.

Los temores de seguridad en redes sociales ya son cosa de todos los días. Existen varias amenazas y vulnerabilidades presentes en cada una de las redes que utilizamos, pero generalmente son problemas que podemos resolver desde nuestra responsabilidad como usuarios, controlando cuáles son las aplicaciones a las cuales les damos permiso y quiénes tienen acceso a nuestra información personal. En Facebook, esto es todavía más marcado. Pero uno de los últimos bastiones de la seguridad en redes sociales, los mensajes privados, también cayó víctima de un error de sistema, lo que vuelve a despertar la paranoia en cuanto a seguridad.

Esta no es la primera vez que Facebook enfrenta problemas en este sentido. Desde el nacimiento de la red social de Mark Zuckerberg los usuarios han puesto el grito en el cielo debido a cuestiones de privacidad, que afortunadamente la empresa ha solucionado relativamente rápido. Sin embargo, las amenazas son constantes -¿quién no querría atacar una de las bases de datos más grandes del planeta?-  y en esta oportunidad, los usuarios de Facebook se han enterado que muchos de sus mensajes privados fueron publicados en su Timeline sin autorización. Algo así como la peor pesadilla de muchas personas. Para más detalles, esta falla de seguridad afecta a los mensajes privados escritos en los años 2007, 2008 y 2009, con algunos casos en 2011. Si no lo han hecho, tomen la oportunidad para revisar estas fechas en su Timeline. Desde Facebook están desmintiendo absolutamente todo y afirmando que estas publicaciones ya eran completamente visibles, y que los usuarios están equivocados. Una movida un tanto extraña, dado que estas denuncias no parecen estar orquestadas. Según Facebook, no hubo ninguna brecha de seguridad. Sin embargo, desde FACUA-Consumidores en Acción, ya se está gestando una denuncia ante la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) por lo que están llamando un “escandaloso agujero de seguridad”. ¿A quién debemos creerle? Pues esta ya es una cuestión personal, aunque por mi parte conozco demasiado bien los errores accidentales que puede tener Facebook y que son toda una cuestión. Ahora nos corresponde saber cómo solucionar este problema, si es que lo tenemos. Fundamentalmente, estos mensajes son privados pero de alguna forma terminaron siendo públicos. Si queremos que sean eliminados, nada más tenemos que seleccionar la cruz en la esquina superior derecha de la caja del post y seleccionar la opción de Eliminar, como si fuera cualquier otra publicación que hayamos hecho.

Ahora bien, todo esto está perfecto pero nos lleva a preguntarnos nuevamente qué tan seguros estamos usando un servicio como Facebook, que constantemente está demostrando ser vulnerable. Les hemos hablado repetidas veces sobre la seguridad en las redes sociales, pero nunca está de más refrescar estos consejos:

  • Mejorar nuestra contraseña: JJ nos habló ya sobre cómo mejorar la fortaleza de nuestra contraseña, pero como consejo rápido, nunca está de más cambiarla de forma asidua y hacer una combinación de caracteres y números para que sea muy difícil de adivinar a través de ingeniería social.

  • Regular las aplicaciones: uno de los peligros más grandes que podemos encontrarnos en Facebook son las aplicaciones. Podemos no darnos cuenta y darles permisos. En la Configuración de la Privacidad podemos encontrar todos los accesos de las apps.

  • Revisar la Configuración de la Privacidad: esta sección de Facebook es fundamental para saber quién está mirando qué en nuestro perfil. Nos indica cómo conectamos con nuestros amigos, cómo podemos personalizar el proceso de etiquetado, el control de las aplicaciones, como dijimos, y, esto es fundamental para los usuarios de Timeline, cómo limitar el acceso a nuestras publicaciones anteriores.

  • Borrar mensajes privados: si enviamos un mensaje en 2007, lo más posible es que no necesitemos usarlo ya, a menos que tenga un cierto valor emocional. Pero si no lo tiene, aprovechemos esta falla de seguridad para borrar de nuestra cuenta de Facebook, y por qué no de Twitter, todo lo que no necesitemos. Y, por supuesto, pueda ser comprometedor.

Finalmente, para cerrar, les recomendamos nuestros artículos con consejos para mejorar nuestra privacidad en redes sociales, y para mejorar la seguridad en Twitter, una red relativamente nueva pero que ya ha sabido tener más vulnerabilidades que Facebook.