LinkedIn se ha convertido en un lugar de referencia a la hora de establecer contactos profesionales, localizar oportunidades de negocio (buscar proveedores, localizar potenciales clientes, buscar colaboradores) o promocionar nuestro perfil a la hora de buscar nuevos retos profesionales y encontrar un nuevo empleo. Como en todas las redes profesionales, en LinkedIn debemos cumplimentar un perfil que actuará de nuestra tarjeta de presentación de nuestra marca personal y, a partir de ahí, aprovechar los recursos que esta red social pone a nuestro alcance para fomentar las relaciones profesionales con otros usuarios.

LinkedIn Pen

Mantener actualizado nuestro perfil es algo fundamental si aspiramos a encontrar nuevos retos profesionales, darle cierto dinamismo a nuestro curriculum (con recomendaciones, publicaciones, formación realizada, etc) nos ayudará a mostrar que somos profesionales activos con un perfil profesional interesante. Con esta idea, vamos a dedicar unos minutos a revisar cinco aspectos que nos pueden ayudar a mejorar nuestro perfil en LinkedIn y, así, quizás darle cierto impulso a nuestra actividad profesional.

Palabras Clave

Al igual que en el mundo del SEO se usan keywords para posicionar una página en buscadores o, por ejemplo, usamos ciertas palabras clave como índices de búsqueda en las etiquetas de un blog, puede ser interesante usar palabras clave a la hora de desarrollar nuestro perfil en LinkedIn.

¿Y para qué usar palabras clave? En la sección “Extracto”, que es una zona en la que podemos escribir un resumen de nuestras especialidades y aspiraciones, podemos describir parte de nuestra actividad mediante palabras clave que ayuden a otros profesionales a encontrarnos. Optimizando así nuestro perfil para las búsquedas, otros profesionales podrán buscarnos a través del buscador de LinkedIn y, además, dado que podemos hacer público nuestros perfiles (y mantener una URL personalizada), también nos ayudará a que nuestro perfil se posicione en las búsquedas de Google.

Otro apartado en el que también podemos aplicar palabras clave es el de “Aptitudes y conocimientos”.

Desactiva el “perfil en construcción”

Cuando realizamos actualizaciones en nuestro perfil, por regla general, éstas se publican como novedades y nuestros contactos son notificados de los cambios. Normalmente, esta funcionalidad es algo que nos conviene porque así nuestra red de contactos va viendo cierto dinamismo en nuestro curriculum pero, en el caso que vayamos a acometer un considerable número de cambios, quizás puede ser interesante desactivar este feed y esperar a terminar todos los cambios antes de volverlo a activar.

Desactivando las notificaciones conseguiremos que nadie vea nuestro perfil hasta que no hayamos terminado, asegurándonos que ven toda la información renovada y no de manera parcial.

Activa una URL personalizada si aún no lo has hecho

Igual que en otras redes sociales, por ejemplo Facebook, podemos configurar una URL personalizada (o vanity URL) que apunte directamente a nuestro perfil y que, además sea fácil de recordar o escribir. Eliminar la secuencia alfanumérica con la que LinkedIn identifica los perfiles y usar algo sencillo nos facilitará la acción de compartir nuestro perfil en el resto de perfiles sociales que mantengamos y, además, contribuirá a mejorar el SEO de nuestro perfil.

Amplía la visibilidad de tu perfil

LinkedIn permite que los perfiles sean privados (solamente accesibles a usuarios registrados y validados en LinkedIn) o que éstos sean públicos (visibles a todo el mundo).

Bajo mi punto de vista, los perfiles públicos son una posibilidad de promoción que no debemos dejar escapar porque nos permitirán usar la URL del perfil para compartirla en nuestro blog, nuestro perfil en Twitter o ponerlo en nuestra tarjeta de visita y que cualquier persona (sea o no sea usuario de LinkedIn) tenga acceso a nuestro perfil rápidamente. De hecho, haciendo público nuestro perfil, LinkedIn se convertirá en nuestro curriculum en formato electrónico, algo que queda patente con el plugin que desarrollaron para vincular perfiles a ofertas de empleo.

Aporta datos relevantes

A la hora de redactar los contenidos de nuestro perfil, en general, debemos ser sinceros y procurar que toda la información que publicamos es verídica y no está sacada de una novela de ciencia-ficción. Además, los datos deben ser relevantes y concretos, algo que, por ejemplo, debemos cumplir a la hora de cumplimentar nuestra experiencia laboral.

Si bien los datos mínimos necesarios son el nombre de la empresa y las fechas, puede ser interesante mostrar datos relevantes de nuestra estancia en dicho puesto de trabajo con la idea de que cualquier otro usuario (reclutador, posible socio, potencial cliente, etc) se haga una idea de lo que hemos hecho y qué sabemos hacer sin necesidad de emplear demasiado tiempo en hacer esta tarea sino que de un rápido vistazo puedan verlo.