Últimamente, cuando se habla de RIM, se tiende a hablar del nuevo sistema operativo que la compañía está desarrollando para sus terminales móviles, es decir, BlackBerry 10; un proyecto crucial para la compañía puesto que la debe impulsar para recuperar gran parte del terreno perdido (y conservar el que ya tiene consolidado). De todas formas, el gran pilar sobre el que se apoya el negocio de RIM es su cartera de servicios, es decir, los servicios a empresas materializados en BlackBerry Enterprise Server (BES), es decir, la solución de correo electrónico empresarial que un buen número de grandes empresas tienen desplegadas en sus servidores corporativos. Es bastante lógico pensar que un cambio tecnológico en los terminales BlackBerry pueda llevar anejo novedades o mejoras en BES, un hecho que RIM ha confirmado a través de Jeff Holleran, Director Senior de Productos para Empresas, que ha mostrado un interesante avance de lo que será BlackBerry Enterprise Server 10.

BlackBerry Stand en CeBit

BlackBerry Enterprise Server 10, que se estima que será presentado en el primer trimestre del 2013, es la nueva versión del servidor de correo BlackBerry para empresas que, además de renovarse por completo, ofrecerá la integración de algunos otros servicios que RIM ofrecía por separado. BES 10, además de integrar comunicaciones, ofrecerá a las empresas una gestión unificada de toda su infraestructura de dispositivos móviles; es decir, gracias a este servicio, las empresas podrán gestionar todo su parque de terminales y aplicar políticas de seguridad, gestionar aplicaciones, controlar las copias de seguridad, etc, todo ello de manera unificada y bajo un único interfaz de gestión web.

Viendo estas funcionalidades lo primero que se viene a la mente es Blackberry Mobile Fusion y, de hecho, no es ninguna tontería pensarlo porque BES 10 permitirá gestionar un extenso parque de terminales móviles (incluyendo dispositivos ajenos a RIM). Con BES 10 se podrán gestionar dispositivos BlackBerry 10 (que llegarán a la vez que BES 10), dispositivos BlackBerry OS 7 e inferiores, tabletas BlackBerry PlayBook y, como gran novedad, dispositivos iOS y Android. Por tanto, con la llegada de BES 10, productos como BlackBerry Mobile Fusion dejarán de tener sentido porque formarán parte de un paquete global bajo el paraguas de BES 10.

componentes bes 10

Quizás alguien pueda pensar que RIM únicamente está vendiendo, bajo un mismo pack, productos que ya tenía y ofrecía; sin embargo, la gestión unificada de todo bajo un único interfaz, realmente, es un valor añadido que podrían hacer que BES 10 aterrizase con bastante éxito dentro del seno empresarial (donde BES tradicionalmente se ha labrado una alta estima). BES 10 supone una evolución y, sobre todo, una consolidación de la oferta de RIM en el ámbito de las comunicaciones empresariales (y la gestión de su planta de terminales), ofreciendo a las empresas simplicidad en la gestión, escalabilidad y flexibilidad (admitiendo terminales de otros fabricantes).

Desde el punto de vista de la arquitectura física, BES 10 requerirá, como mínimo, dos servidores físicos o virtuales (que también se soportarán). BES 5+ (el tradicional BlackBerry Enterprise Server) requerirá un servidor dedicado para funcionar y tanto BlackBerry Device Service (BDS) como Universal Device Service (UDS) podrán coexistir bajo una misma máquina (tanto física como virtual) hasta que en mayo de 2013, coincidiendo con la BlackBerry World, se produzca una actualización para integrar todos los componentes y, realmente, ver BES 10 como un único sistema que, por cierto, no tendrá que estar conectado en la misma red que el servidor de correo de la empresa (dotando a éstas de mayor flexibilidad a la hora de establecer sus arquitecturas).

RIM ha comentado que en otoño seguirá desvelando más detalles sobre BES 10 (sobre todo los detalles económicos cara a que las empresas, supongo, vayan planificando sus presupuestos) y, la verdad, después de ver este avance uno tiene la sensación de que RIM va a lanzar al mercado un producto sólido, potente y con muchas posibilidades de encajar bien en un mercado en el que muchas empresas comienzan a mantener parques de terminales móviles de múltiples fabricantes y, por tanto, es muy complicado establecer políticas de configuración, seguridad o políticas de acceso.