Ouya vuelve a ser noticia. La consola de sobremesa de tamaño reducido y precio aún más reducido ha finalizado su campaña de crowdfunding en Kickstarter, habiendo recaudando 8,5 millones de dólares.

La campaña, que ha durado menos de un mes, ha contado con más de 63.000 participantes y aunque en principio el proyecto requería de 950.000$, el éxito ha sido tal que se ha llegado a casi diez veces esa cantidad. Además, Ouya ha conseguido ser respaldada por un número de empresas importantes en el sector como Vevo y Namco Bandai.

Por 99$ (habrá que ver el tipo de cambio en Europa) podremos conseguir una nada despreciable pieza de hardware:

  • SoC Tegra 3
  • 1 GB de RAM
  • 8 GB de almacenamiento flash
  • Conectividad: BT 4LE 4.0 + Wiki b/g/n + Ethernet + HDMI y un puerto USB.

A todo esto hay que sumar, por supuesto, un mando. La consola viene impulsada por Android 4.0 y con un diseño realmente exquisito. Ya se conocen algunas de las apps de serie, como el afamado centro multimedia XBMC o iHeartRadio para la música y algunos juegos como Minecraft o Final Fantasy.

Por otro lado, habrá que ver cómo reacciona ante esto la competencia; con el perpetuo rumor del lanzamiento de la API del Apple TV por parte de los de Cupertino y con el nuevo juguete de Google, el Nexus Q, que comparte muchas de las características con la nueva consola, particularmente su sistema operativo.

Los desarrolladores serán uno de los retos para Ouya. Por un lado tenemos a las compañías que tradicionalmente desarrollan Software para Android; la fragmentación ya mantiene a éstas muy atareadas produciendo software para mil y un dispositivos diferentes, además de que Ouya tendrá un planteamiento muy diferente, pasando de los entornos táctiles a una consola con mandos dedicados. Por otro lado tenemos a los desarrolladores de juegos tradicionales, a los que la piratería generalizada que se da en el mundo Android no les resulta precisamente un incentivo.

Además de lo dicho, tendríamos que sumar el problema (o ventaja) de la exclusividad, porque la apertura de Android podría propiciar la aparición copias por parte de la competencia, empezando por el propio Nexus Q, que si bien no es en concepto una consola, tiene las características para serlo.

Como quiera que sea, Ouya se plantea como uno de los nombres a seguir en el futuro inmediato. La empresa encargada de su fabricación, que lleva el mismo nombre que la consola, ha asegurado que tienen recursos suficientes para, en un plazo de 8 meses, terminar las 80.000 ya encargadas y enviárselas a los compradores. Para ello tendrán que terminar algunos aspectos del diseño y del software, que al parecer están puliendo con la colaboración de gamers y usuarios.