Angry Birds es probablemente el juego más exitoso de los últimos tiempos, con millones de descargas en todo el mundo y en todo tipo de dispositivos, pantallas y plataformas. Pero sin duda una de las características clave para su éxito es el haber sido diseñado y nacido para pantallas táctiles, los intentos de pasarlo tanto a consolas como al propio navegador no han tenido ni mucho menos el mismo éxito que en smartphones y tablets.

Partiendo desde ese detalle, Hideaki Matsui y Andrew Spitz, dos estudiantes de Copenhague han creado un interesante y simpático controlador remoto para Angry Birds con forma de tirachinas que permite calcular el ángulo y la fuerza de disparo así como un detonador remoto para aquellos pájaros que requieren activar una acción especial en el aire. Está desarrollado con una placa de Arduino y programado usando MAX/MSP, se llama «Super Angry Birds» y sería genial que pudiesen comercializarlo o por lo menos publicar algún tipo de manual DIY.