Internet nos trae novedades constantes en el mundo de  las aplicaciones. Una de las sensaciones más grandes en el mundo iOS es Cinemagram, una aplicación que, montando la ola de emoción de Instagram, tiene un acercamiento diferente a la forma en que tomamos fotografías en nuestro iPhone. Podemos decir que es una aplicación para crear GIFs, pero es mucho más que eso. Así como Instagram es mucho más que una aplicación para tomar fotografías.

Vamos a realizar un análisis a fondo de Cinemagram, además de darles algunos consejos sobre cómo crear su primer clip –advertencia: puede ser algo complicado-. Estos GIFs pueden ser realmente divertidos sobre todo para compartir con amigos. Pero primero haremos un repaso de todas las cosas que hay que saber antes de comenzar a hacer nuestra primera animación.

La interfaz

Yendo más allá del nombre, es imposible no notar las similaridades de Cinemagram con Instagram. La interfaz es una de ellas. Por eso, si somos usuarios de Instagram esta aplicación no nos traerá demasiados problemas. Ahora bien, la aplicación se maneja con una barra superior y una barra inferior, mientras que podemos encontrar el contenido en el centro. En la barra superior tenemos las opciones de actualización y de búsqueda, nada complicado.

La barra inferior es el centro, donde podemos acceder a todas las opciones que nos brinda Cinemagram. Como no podía ser de otra manera, el botón central sirve para capturar nuestras imágenes/video para crear el GIF animado. Luego tenemos la opción de seguir las creaciones de nuestros amigos (al contrario de Instagram, con Cinemagram solamente tenemos que sincronizar una cuenta existente de Twitter o Facebook sin tener que crearnos un usuario), ver las imágenes más populares del momento, revisar nuestra última actividad, y visualizar nuestro perfil.

En cuanto a críticas no hay demasiadas, porque la interfaz es limpia y fácil de usar. En la parte central tenemos todos los contenidos creados por otros usuarios y por nosotros, y es muy simple conectar otros servicios como Facebook y Tumblr. El hecho de que se sincronice con redes sociales en las que previamente teníamos una presencia también es bastante útil, dado que nos permite ahorrarnos tener que seguir a nuevas personas si es que no queremos. Es decir que cuando entramos por primera vez a Cinemagram ya tenemos cosas para hacer y ver.

Los filtros

Cuando terminamos de crear nuestro primer Cinemagram (ya llegaremos a eso en breve) tendremos la opción de colorear la imagen. Es la típica moda de los filtros que se inauguró con aplicaciones como Hipstamatic e Instagram. Tenemos una amplia variedad de opciones de las cuales elegir, aunque muchos usuarios deciden dejar el material sin colorear dado que pueden perderse detalles (estos filtros no funcionan tan bien como los de Instagram).

Crear el primer Cinemagram

Vamos a admitirlo: crear una de estas imágenes no es tarea fácil. Después de horas de jugar con la aplicación todavía no la podemos dominar por completo. Por ejemplo, la primera idea fue animar una mano, solamente mostrando los dedos que se mueven. No fue una muy buena iniciativa: no solamente los dedos se mueven, sino que también toda la mano. Y si dejamos fija una de las secciones de la imagen, veremos cosas que aparecen y desaparecen de la pantalla. En definitiva, nuestra primera incursión en Cinemagram fue desastrosa.

Pero lo interesante es que fue tan fácil de hacer que no nos desanimó. De hecho, es todo un desafío para poder hacerlo bien de una vez por todas y tener algo interesante para mostrar. Los de Cinemagram deben saber que no es tarea fácil, porque tenemos –de la misma forma que en Instagram aunque mucho más apreciado aquí- la posibilidad de volver sobre nuestros pasos para volver a editar.

Estos son los pasos a seguir para poder crear una imagen animada en Cinemagram:

  • Hacer click en el botón de Capturar en el centro de la pantalla.

  • Mantener presionado el botón de filmar. El video no puede durar más de algunos segundos.

  • Luego de filmar el video podemos seleccionar qué parte queremos usar. Para esto Cinemagram cuenta con un editor de video que nos permite seleccionar los planos.

  • Ahora llega el momento de aplicar la máscara. Para los que están acostumbrados a la edición de imágenes o el uso de Photoshop, no será un término ajeno. Lo complicado aquí es que tenemos que crear una máscara con nuestros dedos, seleccionando cuidadosamente qué secciones queremos que estén animadas.

  • Finalmente, llega el turno de aplicar los filtros. En el panel inferior vemos todas nuestras opciones y cuando las seleccionamos, podemos ver una previsualización de la imagen.

  • Antes de crear nuestro Cinemagram, podemos ver cómo ha quedado después de aplicar la máscara. Si no nos gusta o la animación ha quedado desprolija, podemos volver hacia atrás y hacer los cambios necesarios.

Seguramente no salga la primera vez, pero nuestro veredicto hasta ahora es que se trata de una aplicación muy divertida que combina todas las bondades de Instagram con la “viveza” de aplicarlas a los GIFs.