Al terreno del bono basura (Ba3) ha llegado la nota de Nokia de acuerdo a la última calificación por la agencia Moody’s, según informa Financial Times. La rebaja viene en consonancia con sus últimos reportes financieros, más gastos de activos líquidos más rápido de lo que habrían previsto.

Aparte de lo ya mencionado como razones para esta rebaja en la calificación, Moody’s considera que la estrategia de Nokia con Windows Phone no sería la correcta, impidiendo que crezcan su participación en el mercado en lo que queda de año. Según el jefe de finanzas de Nokia, Ihamoutila, el impacto es limitado para la compañía, pero ya es la tercera vez que se rebaja la nota de Nokia (la última estuvo en Ba1, principio de bono basura), estando ahora tres niveles por debajo de lo que se considera seguro para invertir.

Concretando más la decisión de Moody’s, afirman que el retorno de lo invertido por Nokia en Windows Phone no se dejará ver hasta la segunda mitad de 2013, llevando a una quema de dinero líquido a un ritmo muy elevado y pérdidas operativas mucho mayores que las que presentaron hace unos días, que ya se acercaban a mínimos desde hace 16 años.

Parece incluso razonable la argumentación de Moody’s, teniendo en cuenta que los Windows Phone son sólo el 40% de los smarphones vendidos por los finlandeses, y lo que les reportaba grandes números, los terminales de gama baja (no smartphones) están viendo cómo son reemplazados por alternativas asiáticas mucho más baratas. Pero recordemos que esta nota es en el crédito a largo plazo, donde lo ponen peor, dado que los actuales Lumia no se actualizarán a Windows Phone 8, haciendo creíble la previsión de no tener ganancias sobre esta inversión hasta bien entrado 2013, cuando se espera que Apollo se haya asentado en el mercado.