Cuando presentaron al Nokia 808 PureView en el Mobile World Congress no sé qué me impresionó más, los 41 millones de píxeles o enterarme que era un teléfono con Symbian. Allí lo vimos pero no pudimos probarlo mucho, entre otras cosas porque no nos dejaban hacer fotos con su cámara tan singular por miedo a que desveláramos quién sabe qué secretos.

Así que al recibirlo en nuestras oficinas para reseña, lo primero era ver cómo se siente, si Symbian ha evolucionado, probar su cámara y ver cómo responde.

Diseño

El diseño es cómodo, y esto fue una de las cosas que más me gustó cuando lo ví la primera vez. Puede parecer pesado, son 169 g, pero la verdad es que se siente bien, robusto en la mano, la pantalla es brillante y se ve muy bien. Me gusta mucho el hecho de que se pueda usar con una sola mano. La cámara agrega volumen en la parte de atrás del teléfono pero en las manos no resulta molesto en absoluto. El acabado es de un plástico mate rugoso que da una buena sensación de calidad. Sus líneas son claramente diferentes a las de la gama Lumia pero no dejan de ser elegantes y funcionales.

La pantalla es de 4 pulgadas y tiene un único botón alargado que cumple tres funciones: llamar, inicio y colgar. El botón de encendido es el mismo que el de colgar, algo que puede ser difícil de encontrar en un primer momento.

En el canto superior se encuentran las tres entradas de este teléfono: el jack de los auriculares, el micro USB y el mini HDMI. En el lateral derecho hay 3 botones: control de volumen, acceso rápido a la cámara y el botón de desbloqueo, sin dudas un acierto ya que resulta muy cómodo de utilizar.

En la parte de atrás destaca el sensor voluminoso, el flash y el altavoz. Levantando la carcasa, accedemos a la batería extraíble y a sendas pestañas para insertar la micro SIM y la tarjeta Micro SD. Detrás de la carcasa se encuentra la antena NFC.

Todo esto hace que el terminal termine pesando casi 170 g y se caiga de esta moda de smartphones ultraslim pero lo cierto es que algo de peso resulta útil en un terminal cuando uno quiere hacer fotos, y al final no resulta nada incómodo.

Pantalla

Considerando su cámara, hubiera sido óptimo contar con una pantalla que permitiese apreciar mucho mejor la maravilla de los millones de píxeles. Su pantalla de 4 pulgadas y la resolución de 360×640 que nos ofrece se queda un poco corta en este sentido. Para hacernos una idea, un teléfono similar en precio como el Sony Xperia S, con una pantalla de 4.3 pulgadas tiene 1280×720 píxeles.

Sin embargo hay que decir que la pantalla del 808 es AMOLED y eso hace que sus colores sean muy brillantes y sus negros muy negros, por lo que no podemos decir que decepcione.

Symbian

Nokia Belle OS es la pequeña tragedia de este teléfono. Hay que decir que Symbian ha evolucionado considerablemente y permite 6 pantallas personalizables, multitasking y distintos widgets.

Los menús son poco intuitivos y usar el teclado es un poco tortura china. Decepcionó la decisión de Nokia de poner en el Nokia 808 un sistema operativo como Symbian, sobre todo cuando pensamos en el objetivo de hacer de este teléfono un dispositivo social, con el que compartir las fotos que podríamos hacer con su cámara.

Por suerte Nokia ya ha confirmado que los próximos 808 vendrán con Windows Phone como sistema operativo, algo que sin duda será una gran ventaja para este terminal.

Cámara

La cámara realmente impresiona. Si algo logra Nokia es hacer excelentes cámaras pegadas a teléfonos y en esta el zoom no decepciona y la calidad de las fotos es maravillosa. Los 41 megapíxeles nos dejan unas imágenes llenas de resolución, y si eso es lo que queremos, no nos defraudará.

La lente es de Carl Zeiss (24mm f2.4) y tiene un flash de Xenon bastante potente. Mediante la tecnología PureView con todos esos megapíxeles se logra el «oversampling»: condensar en un píxel la información de varias células, con lo que se reduce el ruido y se logra más calidad de imagen. Como resultado, tenemos una imagen que podemos ampliar muchas veces sin que pierda definición.

Dejamos en nuestra galería una serie de fotos que hicimos en modo automático con el Nokia 808 PureView. La calidad no defrauda incluso en interiores o en condiciones mínimas de luz, como podrán ver, y su lente de f2.4 permite bokehs interesantes.

También podemos ver la calidad de la imagen, que permite hacer zoom en la foto sin perder calidad, como podemos ver en esta imagen original (click sobre la imagen para verla a su resolución original, aviso que son 4MB optimizada):

Como muchos imaginábamos, este teléfono es un recordatorio de lo que es capaz de hacer Nokia en materia de cámaras para teléfonos, y allí mantiene su reinado.

Rendimiento, conectividad y otras prestaciones

Su procesador de un sólo núcleo de 1.3GHz no es precisamente el más rápido del Oeste, sobre todo en un mercado donde ya vemos smartphones con procesadores de cuatro núcleos, pero se defiende bastante bien. Los 512Mb de RAM son suficientes para el multitasking y el funcionamiento de un usuario normal.

La batería aguanta un día con un uso promedio, sin usar redes sociales, cuyo push puede ser bastante intenso. No es mala idea andar con una batería extra (y aquí tenemos una de las ventajas de que sea extraíble).

En términos de conectividad, el Nokia 808 tiene muchas opciones: Wi-Fi, Bluetooth, DLNA, GPS y HSDPA hasta 14.4Mbps. También trae incorporado el NFC y un puerto HDMI.

Los 16Gb de almacenamiento interno que tiene pueden ampliarse con una tarjeta microSD de hasta 32 Gb.

El sonido tiene el sello de la tecnología Dolby, pero es importante remarcar que sólo funciona con auriculares o altavoces compatibles.

Características técnicas

  • Dimensiones: 123.9 x 60.2 x 13.9 mm
  • Peso: 169 g
  • Sistema operativo: Nokia Belle (Symbian)
  • CPU: 1.3 GHz
  • Memoria: 512 MB RAM
  • Almacenamiento: 16 GB internos
  • Almacenamiento extraíble: microSD (hasta 32 GB)
  • Pantalla: 4 pulgadas, AMOLED con Gorilla glass
  • Cámara: 41 Mpx (38 Mpx efectivos, 7152 x 5368 píxeles), sensor Carl Zeiss, f/2.4, filtro ND, flash Xenon
  • Conectividad: Bluetooth 3.0, Wi-Fi 802.11, DLNA, Micro HDMI, Micro USB, NFC, conector de audio de 3.5 mm, transmisor de FM, GPS con A-GPS.

Conclusión

5/10

El Nokia 808 PureView levantó muchas expectativas porque es una aventura de Nokia, un bicho un poco inclasificable: por un lado tiene un sistema operativo regular y por otro tiene la cámara más avanzada que hay en el mercado para teléfonos móviles, una cámara que realmente no tiene absolutamente nada que envidiar a las buenas compactas.

Es necesario recordar también que teléfonos como el iPhone 4S o el Samsung Galaxy SIII no sólo tienen éxito por sus cámaras eficaces, sino también por todo el ecosistema que los rodea: tanto las aplicaciones como una gran base de usuarios. Esto es algo de lo que carece Symbian y puede distanciar al 808 PureView de ser un teléfono mainstream.

Con un precio estimado de 635 euros en España, si lo que buscas es un teléfono y no especialmente una cámara de 41 megapíxeles, quizás tengas que mirar otras opciones.

Pero probablemente no te interesan demasiado las aplicaciones, ni la parte social, ni siquiera te mueres por tener un smartphone sino que quieres la mejor cámara del mundo en tu bolsillo, y que de vez en cuando también responda llamadas y envíe mensajes. No es mala idea el Nokia 808 para ti, si ese es el caso.