Ayer Google nos anunció el cierre de cinco nuevos proyectos, una práctica habitual en la compañía de Mountain View en estos últimos tiempos que tiene como objetivo de focalizar los esfuerzos en proyectos de impacto y, por tanto, eliminar proyectos de carácter algo más minoritario o que se solapan con adquisiciones realizadas o con otros productos de la empresa. Si bien este tipo de reorganizaciones dentro de la cartera de servicios de cualquier empresa es algo natural, reconozco que me sorprendió muchísimo ver que uno de los proyectos que tenían fecha de caducidad era iGoogle, es decir, la página de inicio personalizable que nos lleva acompañando a muchos desde el año 2005 y que parece nos abandonará en noviembre de 2013 en la versión de escritorio y el día 31 de este mes en su versión para móviles.

¿El motivo de este cierre? Según la explicación oficial que ha dado Google, desde el lanzamiento de iGoogle en 2005 hasta hoy, Internet ha cambiado mucho y la gran mayoría de la información que podíamos visualizar desde los widgets de iGoogle la tenemos disponible en aplicaciones móviles y widgets para Android o bien en aplicaciones y extensiones que podemos instalar en Google Chrome. Es cierto que cada vez usamos más las aplicaciones móviles a la hora de consultar información en Internet y, prácticamente, podemos encontrar aplicaciones para cualquier cosa (comercio electrónico, relación con nuestro banco, correo electrónico, agenda, redes sociales) que poco a poco van ganándole terreno a la navegación clásica (el acceso a Internet desde dispositivos móviles se duplica cada año) como muestra del cambio de hábito de los usuarios pero, aún así, este cambio de paradigma con iGoogle sigue pareciéndome algo brusco.

Si bien cada vez somos más móviles y, por tanto, pasamos cada vez más tiempo delante de tabletas y smartphones, aún no ha llegado el fin del escritorio y, por tanto, iGoogle aún nos ofrecía la posibilidad de aunar toda la información de interés (Gmail, Google Calendar, nuestros blogs favoritos, noticias de prensa, juegos, etc) en un solo interfaz y poder recoger, de un solo vistazo, toda esta información. Si bien en un dispositivo móvil Android podemos configurar algo similar, en el escritorio no es algo tan simple salvo que recurramos a alternativas como Netvibes (que seguramente experimentará un interesante crecimiento debido al «efecto rebote»).

Entiendo que desde un punto de vista tecnológico, iGoogle era algo que estaba tendiendo a la obsolescencia (AJAX, Asynchronous JavaScript And XML) sabiendo que HTML5 llegará en el corto medio plazo y, por tanto, la convergencia entre dispositivos móviles y escritorio o, lo que es lo mismo, caminar hacia una misma oferta de contenidos y experiencia de usuario.

Quizás el cambio tecnológico pueda ser uno de los motivos que sustenten este cierre, sobre todo lo apresurado que va a ser en el mundo de la movilidad (a finales de este mismo mes) pero el hecho de que no se ofrezcan alternativas más allá de Google Chrome (con las Chrome Apps) y Android (con sus widgets y aplicaciones móviles), me hace pensar en que Google, con movimientos tan escorados hacia su propio ecosistema, se acerca a la imagen monopolística de la que siempre ha querido huir con el famoso Don’t be evil al cerrar un servicio en el que desarrolladores ajenos a Google podían publicar sus servicios.

¿Y qué podremos esperar el futuro? Sustituir iGoogle por una carpeta de marcadores y abrir múltiples pestañas, bajo mi punto de vista, es algo que no va a cuajar entre los usuarios (aunque a primera vista parezca que es la única opción disponible desde el escritorio); entiendo que la solución para Android es algo totalmente viable pero, bajo mi punto de vista, es algo sesgado destinado a un colectivo muy concreto de usuarios (a sabiendas que los usuarios de iGoogle eran de muy diversa procedencia en cuanto a plataforma de acceso).

¿Es el fin de la personalización en Google? Esta es una interesante cuestión que, por ahora, Google no ha desvelado y que, la verdad, considero que es una cuestión más que interesante porque, en el fondo, iGoogle nos permitía construir nuestra propia experiencia en Google mantieniendo siempre a mano servicios de los chicos de Mountain View (Gtalk, Gmail, Google Calendar, etc) con los de terceros. ¿Puede iGoogle ser sustituido por un derivado de Google+? Viendo que Google+ es una capa que se extiende por los servicios de Google, no sería descabellado pensar que el siguiente paso en personalización pase por la capa social de Google (porque según comentaron en el Google I/O de la semana pasada, Google+ no era una red social) o, directamente, sea la página de inicio de Google+ (con el stream de publicaciones de nuestros amigos) nuestra próxima página de inicio.

Personalmente, prefería que iGoogle se mantuviese por más tiempo o hasta que sea sustituido por una alternativa que supere sus funcionalidades y, la verdad, las soluciones sugeridas por Google están muy por detrás de este producto que tiene ya 7 años de vida (y que solamente llegará a cumplir 8).