Interesante forma de probar la velocidad de las tarjetas de memoria tuvo Jaroslav de Crazy Lab. Usando el sonido del obturador de la cámara, fue capaz de comprobar la velocidad a través de la comparación de los archivos de audio. Los resultados son interesantes.

El experimento sucedió así: Jaroslav tomó su Canon 600D y disparó en modo continuo, grabando el sonido. Luego observó las ondas sonoras en el archivo, como podemos ver a continuación:

Uno de los descubrimientos interesantes de Crazy Labs es que la velocidad decrece a medida que se aumenta el ISO, porque aumenta el tiempo que la cámara necesita para bufferear la información a la tarjeta.

¿Por qué? Por el ruido en la foto. A más ISO, más ruido tendremos en la toma, y más tiempo tomará la cámara en comprimirlas.

Lo que necesitamos para hacer este experimento es un software de audio capaz de grabar las ondas como por ejemplo SoundForge o Audacity (el que usó Jaroslav) y un micrófono simple, incluso el mismo que tenemos en el ordenador.