Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte la mejor experiencia y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias de navegación.
Si sigues navegando consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

Cómo usar la gestión de contactos de LinkedIn adecuadamente

Por el 24 de Julio de 2012, 23:00
Cómo usar la gestión de contactos de LinkedIn adecuadamente

Como bien comentaba Marilín la semana pasada cuando nos habló de buenas prácticas en LinkedIn, esta red social profesional es un buen lugar para establecer conexiones con otros profesionales siguiendo algún tipo de estrategia que nos permita optar a nuevos retos profesionales, encontrar nuevos clientes, contactar con proveedores o encontrar colaboradores para un proyecto. Una de las primeras tentaciones en la que podemos caer es la de comenzar a agregar profesionales de manera masiva, independientemente del vínculo que tengamos con ellos (si es que lo tenemos); sin embargo, este es un proceso a hacer con cierta cabeza y LinkedIn nos brinda múltiples recursos para relacionarnos con otros profesionales sin tener que recurrir al spam.

Linkedin

Los grados de separación

En LinkedIn, al igual que en la vida real, las relaciones entre los usuarios se tejen en una especie de árbol jerárquico en el que actuamos de raíz y de la cual parten distintos nodos en múltiples capas atendiendo al grado de cercanía que mantengan los usuarios con nosotros. Dicho de otra forma, los usuarios que pertenezcan a nuestra red de contactos (contactos directos) forman parte del primer nivel, los contactos de nuestros contactos estarán en un segundo nivel y así sucesivamente.

Esta clasificación es algo que podemos ver en LinkedIn, en el lateral derecho del interfaz, cuando visitamos un contacto y ahí se nos mostrará el grado de cercanía que tenemos con un contacto representado por los contactos que tenemos en común o los contactos a través de los cuales podemos llegar a él (cuando los contactos son de tercer grado o más).

contactos linkedin

¿Y para qué puede servir esta información? Es importante tener en cuenta los grados de separación que tenemos con otros profesionales que queramos agregar a nuestra red para añadirlos adecuadamente y no “a lo loco”, siguiendo una estrategia lógica y efectiva que evite que la gente “salga huyendo de nosotros” o nuestras peticiones de conexión se queden eternamente esperando aprobación.

Haz networking profesional

Si conocemos al contacto personalmente, hemos colaborado juntos en algún proyecto o mantenemos algún tipo de relación comercial, no es descabellado agregarlo directamente a nuestra red de contactos; sin embargo, si no nos conocemos y tampoco mantenemos ningún vínculo, deberíamos pensar en tender algún puente para poder facilitar la conexión sin recurrir a la conexión directa (dado que estimamos que dicho contacto es importante para nuestro desarrollo profesional).

Aunque alguien se pueda sentir tentado de pulsar sobre el botón “conectar” directamente, dependiendo de la configuración del perfil que tenga dicha persona, lo más seguro es que nos encontremos con un cuadro que nos invita a personalizar el mensaje a enviar (muy importante usar este recurso y no quedarse con el texto genérico) y el tipo de vínculo que tenemos con dicho contacto (amistad, “hemos hecho negocio juntos”, “no lo conozco”, otros, etc). Los que hayan usado LinkedIn sabrán que al marcar “amistad” la solicitud se envía directamente y, la verdad, reconozco que me molesta un poco recibir peticiones tan forzadas que se auto-atribuyen ser amigos tuyos sin serlo.

Si alguien no es nuestro amigo creo que no deberíamos marcar que lo somos, de hecho algo parecido pasa con la opción “hemos hecho negocio juntos” puesto que vincula la relación a nuestra carrera profesional (las empresas por las que hemos pasado). ¿Y si no conocemos al contacto cómo agregarlo? Una posible opción es enviarnos algún mensaje, aunque es un recurso del que no debemos abusar. En mi opinión, una de las mejores opciones es recurrir al networking virtual, es decir, pedirle a uno de nuestros contactos que nos presente.

Presentacion-contactos-Linkedin

De la misma forma que lo haríamos en un evento o en una reunión, pedirle a alguien que nos presente a un contacto de interés es algo que también funciona en LinkedIn (es un recurso que nos ofrece esta red social) y podemos pedirle a un contacto común que nos presente (enviándole un mensaje explicándole nuestros motivos). Creo que es una manera mucho más limpia y, sobre todo, educada de agregar contactos además de fomentar el networking (que es de lo que se trata en esta red).

Conoce gente en los grupos o en las preguntas y respuestas

Otra manera de establecer conexiones es dándonos un paseo por las Preguntas y Respuestas o participar en los múltiples grupos que existen en esta red social. En ambas secciones entraremos en contacto con otros profesionales, ya sea obteniendo respuesta a una duda que planteemos o aportando soluciones a una pregunta planteada o bien participando en hilos de discusión en grupos enfocados dentro de nuestras áreas de interés, asociaciones en las que participemos o foros escuelas de negocio a las que hayamos asistido como alumnos.

Participar con otros profesionales en estos foros, igual que en la vida real, nos puede llevar a intercambiar nuestras “tarjetas de visita”, es decir, intercambiar nuestros perfiles en LinkedIn y, por tanto, aumentar nuestra red de contactos de una manera limpia y basada en nuestro propio trabajo o expertise profesional.

Recomendados