El problema de las patentes continúa y prácticamente todas las empresas del mundo tienen algún problema que se relaciona con esto. En esta oportunidad en un juzgado chino la empresa Proview y Apple llegaron a un acuerdo. La empresa de la manzana le pagará US$60 millones para hacerse con los derechos de la marca que, en el país asiático, era de Proview…hasta hoy.

Hoy desde Guangdong se declaró que se terminó el proceso judicial entre ambas empresas después que Proview aceptara el pago de nada menos que US$60 millones por parte de Apple para darle el nombre. Vamos, que yo también lo hubiera vendido.

Todo arrancó en abril, cuando la empresa fundada por Jobs le ofreció a Proview US$16 millones. Desde Proview, cuando escucharon cuánto les ofrecieron en ese momento se les saltó la risa y no aceptaron. Hoy, meses más tarde y con una suma exorbitante, el litigio finalmente terminó.

Mientras todo esto pasaba a Apple le dieron la licencia para comercializar la tercera generación de su tableta en China, así que todo indicaba que terminaría arreglándose el asunto.

Aunque después del acuerdo anunciado en el día de hoy, Apple tiene el camino libre para próximas comercializaciones.