Como algunos ya sabréis, durante estos días se está desarrollando el E3 2012 en Los Ángeles y, como es costumbre, Microsoft ha abierto en el campo de plataformas. ¿Y por qué nos interesa el E3 en Celularis? Porque Microsoft ha presentado SmartGlass, un AirPlay vitaminado, una tecnología que nos permitirá usar nuestros teléfonos como extensión de la TV; ya sea como control remoto o para ampliar información sobre series, películas o juegos que estemos disfrutando en ese momento con la Xbox 360.

En sencillo: ¿Qué es SmartGlass? Es convertir tu tableta y teléfono en un mando a distancia para la Xbox 360. Como se ve en el vídeo, la integración puede llegar a ser muy buena, ya sea como mando o extendiendo la información en pantalla. En su lanzamiento, previsto para finales de este año, SmartGlass será compatible con todo, bueno, casi todo, ya que incluirá soporte para Android, iOS y, por supuestísimo, Windows Phone y Windows 8, reemplazando a Compañero Xbox.

Un punto bastante interesante, es la capacidad de guardar un punto de visionado y continuar con él en cualquier de nuestros dispositivos que cuenten con SmartGlass. Por ejemplo: supongamos que estás viendo un capítulo de Game Of Thrones (con el que hicieron una demo) y tienes que irte, lo lógico es parar el vídeo, abrirlo en otro sitio y adelantar hasta encontrar donde estabas, ¿no? No, lo lógico ahora es pausar, abrir la aplicación en tu tablet y seguir viendo el capítulo, de forma totalmente transparente al usuario.

Como comentaba antes, para mostrar las capacidades de mostrar contenido extendido, lo que hicieron fue sencillo: poner un capítulo de Game Of Thrones (o Juego de tronos, si lo prefieren) y mientras en la pantalla grande se veían las imágenes, en la pantalla del tablet iba saliendo el lugar de Westeros donde tenía lugar la escena, llevando a un entendimiento e inmersión en la historia mucho más allá.

Apuestas como estas confirman que las tablets no son una moda, por si aún quedaba alguien que lo dudase, y sus capacidades para ser metidas dentro del entretenimiento en nuestro salón; pieza bastante clave, al menos en mi salón.