Antes que nada: sí, “botón de enfoque trasero” es una traducción extremadamente libre de back button focus.

A lo largo de tu carrera fotográfica, recién empezando o en entrada en años, irás descubriendo distintas técnicas, distintas formas de trabajar la imagen que producen un quiebre, haciendo que nunca más vuelvas a la etapa anterior. Hoy les traigo un consejo que seria pretencioso aplicarle semejante atributo, pero quisiera que lo intenten y luego me cuentan sus resultados.

Enfocar automagicamente con una cámara es muy sencillo. Un poco de presión en el botón de disparo, la mitad de su recorrido, para que se la lente active sus mecanismos y encuentre el punto exacto. Un poco más de presión y la fotografía se graba en tu memoria. Este proceso es bastante mecánico y lo tenemos muy incorporado, al punto de que probablemente ya conozcamos los tiempos usuales de enfoque y continuemos con la presión al escuchar el pi-pip de la cámara.

Aun asi, con la sencillez de estos pasos, ¿nunca se encontraron en la situación de que el enfoque previo al disparo era molesta? Muchas veces el objeto se encuentra quieto y esperar a que la cámara enfoque automáticamente puede ser una perdida de tiempo. Claro que esto se puede solucionar poniendo la lente en manual, pero en situaciones de cambios rápidos y momentos estacionarios cortos, cambiar entre modos puede ser muy contraproducente.

Es aquí cuando el botón de enfoque trasero se vuelve increíblemente útil. La mayoría de las cámaras reflex actuales permiten cambiar la función de enfoque a alguno de los botones cercanos a tu pulgar, en la parte anterior de la misma. De esta manera, el enfoque obtiene el privilegio de tener un botón dedicado y no compartido. En un dedo tienes el control del enfoque automático; en el otro, el disparo.

Imagínate que estas tomando fotos a una modelo y pruebas los distintos ángulos. Un poco más a la derecha, un poco más a la izquierda, pero siempre a la misma distancia. Esperar a que la cámara enfoque automáticamente entre cada disparo puede ser una verdadera perdida de tiempo. Asignar el enfoque a un botón dedicado no solo optimizará tu proceso de fotografiado, sino que también será un viaje de ida, al menos para quien les habla.

Foto: chinwei