¿Se acuerdan cuando, el año pasado, les contamos sobre el alboroto que ocasionó Nikon en su página de Facebook? Bueno, parece que le han tomado el gusto a los escándalos. Al menos, eso parece, sino sus acciones serían difíciles de explicar. La compañía japonesa canceló una exhibición que tendría lugar a fines de junio en sus salones de Tokyo, sin ofrecer explicación alguna, y diferentes organizaciones ya están poniendo el grito en el cielo.

Para comprender un poco mejor, vamos a ver de qué se trataba esta exhibición. Se trata de un documental fotográfico que lidia con la temática de las «Comfort Women», mujeres coreanas usadas como esclavas sexuales durante la Segunda Guerra Mundial en Japón. La exhibición estaba a cargo del fotógrafo coreano Ahn Sehong y se suponía que iba a comenzar el 26 de junio en el Nikon Salon. Pero, sin motivos, Nikon la canceló. O mejor dicho, con motivos insuficientes: llamadas amenazantes de organismos de derecha, o, como los llamó  Nikon, «llamadas de protesta».

Ahora la comparación con el problema de la página de Facebook parece nimio, pero nos demuestra que, a pesar de ser una compañía grande, Nikon no tiene demasiada sutileza para lidiar con los problemas de publicidad. En un caso como este, donde se cancela una exhibición tan sensible, al menos se tienen que ofrecer explicaciones.

Ya son varias las organizaciones y los medios que están repudiando esta acción, por ejemplo CNN, el Japan Daily Press, y el Japan Times. Lo están llamando «una traición a las mujeres». Y están ofreciendo los motivos por los cuales Nikon canceló la exhibición, motivos que la propia compañía no está dispuesta a dar. En teoría, Nikon estaría permitiendo que algunos extremistas japoneses encuentren la oportunidad de minimizar sus crímenes de guerra. Si nadie lo ve, entonces nada ha sucedido.

Para apoyar esta causa, se ha iniciado un petitorio online donde todos podemos ayudar dejando nuestra firma para repudiar la acción. Aunque sería excelente que Nikon diera la cara para aclarar todo esto.