Con el reciente lanzamiento de las APU de nueva generación de AMD con microarquitectura Piledriver los principales fabricantes ya han comenzado a mostrar sus laptops basados en esta plataforma con modelos para todos los gustos. Sin embargo en el mercado de los ordenadores especialmente diseñados para videojuegos todavía esperábamos que alguno se atreviese a implementar Trinity ante la aplastante supremacía de los chips Ivy Bridge de Intel. El primer valiente ha sido MSI, que ha presentado durante el Computex su laptop para gaming MSI GX60, una impresionante máquina que utiliza GPU AMD Radeon HD 7970M para ofrecer el máximo rendimiento gráfico, y lo complementa con la APU más ambiciosa de la serie Trinity para portátiles, AMD A10-4600M.

Entre un gran abanico de opciones que integran procesadores Intel, la compañía originaria de la propia Taipei ofrecía el primer vistazo a esta gran máquina, “prima hermana” de la serie GT que integra la misma pantalla de 15.6 pulgadas FullHD, el teclado con retroiluminación SteelSeries y altavoces de alto rendimiento Dynaudio que hemos podido ver en los modelos GT680 y GT780, del cual os mostrabamos en el mes de marzo una edición especial con procesador capaz de alcanzar los 4Ghz. MSI GX60 es el primero de su clase en integrar una APU Trinity, concretamente la ya mencionada A10-4600M que integra dos módulos con cuatro núcleos Piledriver, en conjunto con la GPU Southern Islands HD 7970M con memoria dedicada GDDR5, capaz de ofrecer un rendimiento similar al de la unidad Radeon HD 7870 de sobremesa. Al integrar un chip gráfico Radeon dentro del propio procesador, se presupone que el equipo contará con un modo de “ahorro de energía” que permitirá usar la GPU Radeon HD7660G de la APU, en configuración CrossFire X con la unidad dedicada.

MSI ha utilizado su sistema Super RAID para dotar de un rendimiento especialmente notable a este portátil, integrando dos SSD SanDisk U100 de 64GB, capaces, en solitario, de alcanzar unas tasas de transferencia de 480/380 MB/s en lectura y escritura respectivamente. Para almacenamiento, el fabricante ha incorporado también un disco duro Western Digital de 500GB. Y por si fuera poco, el equipo incluye un adaptador de red Killer NIC, que ayuda a reducir la latencia media de la conexión para mejorar la experiencia de juego online.

El más que interesante portátil MSI GX60 no tiene todavía precio ni fecha de salida oficial, pero si la plataforma AMD Trinity cumple con lo prometido, deberíamos esperarlo a un precio sensiblemente inferior al de sus homólogos con procesadores Intel Ivy Bridge, que ya se encuentran disponibles con precios desde los 1.200 Euros.