Microsoft Surface

Después de lo que parece haber sido una filtración controlada con rumores de una tablet que se integrase con Xbox, siguiendo la estela de SmartGlass, por fin se han despejado las dudas: Microsoft acaba de presentar Surface, su nueva tablet con Windows 8 en dos versiones: una en arquitectura ARM y otra Pro con arquitectura PC de Intel. De momento no hay fecha de lanzamiento, sólo se sabe que la versión Pro (con Intel Core en arquitectura x86 y Desktop) saldrá 3 meses después que la versión ARM.

Las especificaciones son:

  • 676 gramos de peso en la versión ARM y casi 1Kg en la Intel.
  • Pantalla de 10.6 pulgadas FullHD (en la versión Pro) con aspecto 16:9.
  • Procesador ARM de nVidia con USB 2.0 y una con Intel Core (x86), de momento confirmada versión con i5 y USB 3.0.
  • La versión ARM vendrá en 32 y 64 Gb con precio «similar a otras tablets parecidas ARM».
  • X86 (Pro) con 64 y 128Gb con precio comparable a ultrabooks.
  • Carcasa de magnesio VaporMg, que le aporta muy buena rigidez.
  • 9.3mm de grosor en la versión ARM, 13.5mm en la versión Pro.
  • Stand integrado en la misma tablet (kickstand) de 0.7mm de grosor.
  • Gorilla Glass.
  • Soporte para Office y digital ink con stylus, sampleada a 600 dpi.

Ya está habilitada la página de la tablet así como una comparación entre Surface con Windows RT y X86, un vídeo de presentacion y el vídeo completo del evento.

La tablet tendrá dos fundas diferentes que actuarían de teclado: Touch Cover y Type Cover, siendo la primera una opción táctil y la segunda teclas físicas, que no añadirían sino 5mm al grosos de la tableta. Sin duda, sumados al kickstand que viene incorporado por defecto, harían que empezar a trabajar fuese un movimiento de despliegue en una mesa sencillamente.

Es una buena tablet que realmente no incluye novedades en el mercado, como comenta Manu Contreras, concuerdo con él en la «inutilidad» de la versión Pro: la gente que quiera las aplicaciones tradicionales de Windows irán a por un ultrabook por esa gama de precio. Por otro lado, seguramente los que quieran comprar una tablet Android de gama alta, verán la posibilidad de tener aplicaciones de calidad escritorio por un poco más en el precio.