Si eres de esos que en lo que se fija al comprar una cámara de fotos es en el número de megapíxles, o por el contrario lo tuyo es ser un publicista con pocas luces (sí, de esos que sólo saben poner bien grande la cantidad de millones de píxeles que tienen el nuevo modelo de turno); entonces esta noticia te va a encantar: tirad vuestra míseras cámaras de megapíxles, porque ya está entre nosotros la cámara de fotos con sensor de 50 Gigapíxeles.

Sí, habéis leído bien: los millones de píxeles han pasado a la historia. Todo gracias a un grupo de investigación de la Universidad de Duke, que está desarrollando una nueva cámara capaz de «tirar» fotos de 50.000 Megapíxeles (vamos, en claro 50 GigaPixeles). Por el momento estamos sólo ante un prototipo y desde luego que no cabe en el bolsillo de la chaqueta, ni te la podrás llevar a la playa; pero esperan tener un equipo comercializable en menos de 5 años. El sistema funciona como los ojos de los insectos: cuenta con nada menos que 98 pequeñas cámaras, que son disparadas a la vez, formando lo que podríamos llamar un «sensor virtual» gigantesco.

Lo interesante del asunto, es que las imágenes así obtenidas, cuentan con mucha más calidad y definición, que las que se obtienen actualmente con equipos de hasta 40Mpx. El problema que se están encontrando los ingenieros es de capacidad de procesamiento, puesto que la mayor parte del espacio ocupado en la «cámara», está destinado a los procesadores necesarios para lograr una imagen visible «uniendo» esas 98 instantáneas diferentes. Con la vista puesta en el sector de vigilancia y seguridad, seguro que encontrarán los fondos necesarios para miniaturizar el equipo. ¿Os imagináis una cámara con la que se pueda «fichar» TODAS las caras de un estadio de fútbol de un solo disparo?. Que miedo…