El mundo de la publicidad, en todo momento, está buscando diferentes formas para poder medir cómo le fue a determinada campaña y si terminó afectando el posicionamiento y, eventualmente, las ventas (el 99% de las publicidades apuntan a eso). Ahora una nueva patente de Microsoft muestra un sistema que podría llegar a funcionar bajo Kinect que medirá el estado de ánimo de la persona que haya terminado de ver un aviso.

La idea es utilizar la cámara de Kinect para poder capturar la reacción del usuario que haya visto determinada publicidad. Después esa reacción podría ser analizada hasta el extremo y ver qué cambios podrían realizarse para poder mejorarlos y tener una llegada más fuerte al espectador.

Lógicamente no solo podría ser utilizado para eso, pero sin lugar a dudas sería uno de sus potenciales aplicaciones.

¿Cómo? Muy simple. Si un usuario mira atentamente un comercial no significará lo mismo que si, después de observarlo unos 10 segudos, corre la cabeza. Todo este tipo de determinaciones tomadas por la persona serán entendidas por Kinect y, después, estudiadas por expertos.

Lógicamente, hay muchos temas relacionados a la privacidad metidos en el medio. ¿Quién está a favor de que lo estudien y vean lo que opina de todo lo que ve? Si lo pienso en detenimiento, no es la idea más linda del mundo, la verdad.