El unicornio es un animal mitológico que representa ese grial que todo el mundo busca; es la combinación de todos los factores que pueden convertir un producto en algo único y deseable, el dispositivo que todo el mundo quiere en su hogar porque reune todas las características que podría soñar, desde las especificaciones técnicas hasta un precio excepcional. Ese es el concepto que NVIDIA quiere transmitir con su plataforma de bajo coste, KAI, que quiere acercar las tablets de alto rendimiento a un estado en el que sean accesibles por muchos más consumidores, gracias a un precio reducido estándar de 199 dólares.

Pero ¿cómo reducir el coste para que la plataforma siga siendo rentable? NVIDIA ha tomado un camino arriesgado, apostando por un chip consistente, Tegra 3, que ofrecerá un alto rendimiento gracias a su arquitectura «4-PLUS-1«, junto a pantallas de gran calidad y una construcción sólida. El hecho de que KAI pueda conglomerar estos puntos claves en una plataforma de $199 no es una casualidad; la compañía ha producido una nueva versión de su SoC Tegra 3 con el propósito de reducir tanto el consumo del chip como su coste de producción, y esta sería la parte esencial de la plataforma KAI.

De acuerdo con la compañía, la plataforma de referencia KAI es una «receta» que los fabricantes de dispositivos móviles pueden utilizar cuando diseñen y produzcan tabletas Android de bajo coste, que estén orientadas para su comercialización a un precio de US$199. No es algo tangible, a lo que el consumidor pueda acudir, sino unos «planos» que proponen las bases para el futuro de las tablets de bajo coste con gran rendimiento. Lo que hace especial a KAI es el especial cuidado que NVIDIA ha puesto en la elección de los componentes.

La base, un Tegra 3 que cada vez es más económico en producción proporciona la potencia y el ahorro de energía gracias a su núcleo de acompañamiento, mientras que una controladora de memoria exclusiva ofrece compatibilidad con RAM de bajo consumo y bajo coste, al nivel de la memoria para PC. Pero no nos detenemos ahí, la tecnología DirectTouch de NVIDIA ofrece un acercamiento novedoso a la fabricación de los paneles táctiles, haciendo que el procesamiento de algunas señales táctiles sea tarea exclusiva de Tegra 3, de modo que la respuesta sea mucho más rápida, ayudando a crear interfaces más fluidas y a reducir el consumo de los dispositivos. Como complemento a esta tecnología, las tablets KAI tambié utilizarán PRISM, una técnica propietaria de la compañía que permite al dispositivo administrar automáticamente la intensidad de la retroiluminación, y la saturación del panel para ofrecer un color más preciso y una gran calidad visual con una mayor autonomía.

El resto de los detalles de una tablet de bajo coste de la plataforma KAI quedan a cargo de los fabricantes. Uno de los retos que NVIDIA quiere que los ensambladores afronten es el adaptar el concepto de la plataforma a otros formatos, que pueden variar desde las 7 pulgadas que estipula la «guía» KAI, a otros tamaños y resoluciones distintas. NVIDIA es muy clara en el aspecto que hace económico a su diseño de referencia; KAI hace sacrificios, sobre los cuales la compañía no ha querido hablar, pero «hace estos sacrificios en los sitios adecuados, con muchas opciones para que nuestros asociados ofrezcan la solución adecuada al mercado para consumidores». Si algo es claro para NVIDIA es que veremos dispositivos basados en KAI «pronto».