Google compra Quickoffice

Gracias a smartphones y tabletas podemos estar al día de los mensajes de nuestro correo corporativo o, incluso, podemos conectarnos a aplicaciones corporativas a través de VPN o APNs especiales que nuestra empresa tenga concertados con el operador que la provee del servicio. De hecho, poco a poco, los dispositivos móviles se están convirtiendo en sustitutos de los ordenadores portátiles y, en algunos casos, los llegan a relegar al escritorio. Con este cambio en los hábitos de uso, a las empresas no les queda otro remedio que avanzar en este sentido y poner el foco también en la movilidad, ofreciendo servicios versátiles que permitan interactuar con el mundo del escritorio y con el de la movilidad. Sensible a estos cambios, Google nos ha sorprendido hoy con la adquisición de otra compañía en un movimiento empresarial destinado a la captación de talento y ha comprado Quickoffice.

Quickoffice es una aplicación enfocada a dispositivos móviles (iOS, BlackBerry, Symbian y Android) que ofrece a los usuarios una completa suite ofimática con la que podían trabajar en documentos desde el smartphone o la tableta y sincronizarlos con múltiples servicios en la nube (Google Docs, Dropbox, Box, etc). La versatilidad de la aplicación y su aceptación entre los usuarios (300 millones de dispositivos con la aplicación instalada en más de 180 países) son dos de las múltiples razones para que Google se haya fijado en esta empresa que puede aportar mucho a la estrategia de servicios de los de Mountain View.

De hecho, si bien no se ha desvelado oficialmente cuál será el destino de Quickoffice dentro de Google, parece lógico pensar que esta adquisición de talento se transforme en un “soplo de aire fresco” dentro del equipo de Google Docs (un destino de lo más lógico). ¿Y qué puede aportar Quickoffice a Google Docs? Bajo mi punto de vista un detalle del que adolece Google Docs desde hace tiempo y que requiere de atención, sobre todo cara al lanzamiento de Office 15: la edición off-line de documentos desde el escritorio de manera nativa.

La interoperabilidad de formatos y plataformas son otros aspectos que también enriquecerían mucho a Google Docs, sobre todo desde un punto de vista más profesional, es decir, desde Google Apps. Múltiples plataformas, múltiples formatos y sincronización con la nube, requisitos que podrían materializarse, quizás, en aplicaciones específicas de Google Docs para dispositivos móviles (más allá del cliente de Google Drive) y con los cuales los usuarios podrían trabajar y enviar o recibir cambios en sus documentos en el momento que dispusieran de una conexión a la red.

Sin embargo, lo más importante, tal y como comenta Mariano en Celularis, es que Quickoffice ha logrado manejar los archivos de Microsoft Office de una manera impecable sin que su edición suponga alteraciones en el formato o pérdida en las funcionalidades, algo que en Google Docs no ocurre y donde a veces las opciones andan algo limitadas.

Supongo que aún tendrá que pasar algún tiempo para que veamos los primeros frutos de esta compra pero es muy posible que asistamos a una interesante transformación de Google Docs para convertirse en un fuerte oponente a Office 15.